El presidente regional afirma que no va a faltar «ni un solo céntimo» para sanidad

EFE | TOLEDO
Actualizado:

El presidente regional, José María Barreda, avisó ayer que «por muy complicadas que sean las circunstancias no va a faltar ni un solo céntimo, como tampoco faltará para atender a las personas que, por una u otra razón, necesiten de la ayuda de las demás».

Así se pronunció con motivo de la inauguración de la ampliación del centro de salud de Navahermosa (Toledo) en el que el Gobierno regional ha invertido casi tres millones de euros. En su intervención, el presidente de Castilla-La Mancha recordó que el sistema sanitario público del que dispone la región es muy caro, lo pagan todos los castellano-manchegos, y por eso, añadió, «hay que cuidarlo mucho y mimarlo».

«Tenemos que ser conscientes de que la sanidad que tenemos es muy cara, y no es que sea gratis, es que la pagamos entre todos, la paga la sociedad de Castilla-La Mancha, y por eso la tenemos que cuidar y ser conscientes de lo que tenemos, y de lo importante que es para que haya una igualdad real de oportunidades», apuntó.

A este respecto, el presidente resaltó los importantes avances registrados en la sanidad y aseguró que, gracias al esfuerzo de todos, se ha podido terminar para siempre con la preocupación de qué va a ser de nosotros cuando caigamos enfermos y necesitemos ser atendidos.

Sanidad garantizada

«Hemos acabado ya para siempre con incertidumbre que tenían los ciudadanos no hace tanto tiempo», insistió Barreda, que destacó la tranquilidad y seguridad de la que ahora disfrutan los castellano-manchegos al disponer de una atención sanitaria completamente garantizada «con la más alta calidad desde el nacimiento hasta el fallecimiento».

De ahí que, según el presidente, sea tan importante hacer la pedagogía política y social de valorar la asistencia sanitaria pública de la que disfrutamos y que nos evita, por ejemplo, tener que destinar una cantidad importante de nuestros recursos a contratar un seguro privado que, tal y como señaló Barreda, para cubrir todo lo que ofrece la sanidad pública, ascendería a no menos de 500 euros al mes.