Santiago Sastre - Opinión

Polo y Alfonso X

El Museo de Santa Cruz hubiera hubiera sido el adecuado para hacer una exposición temporal y celebrar actos culturales sobre el rey sabio del que en 2021 se celebrará el octavo centenario de su nacimiento

Santiago Sastre
TOLEDOActualizado:

Quedan tres años, es decir, en 2021, para que Toledo afronte una efeméride de primera magnitud como es el octavo centenario del nacimiento de Alfonso X el Sabio, que destacó especialmente en el ámbito de la cultura. Ya sea por universalizar el saber de las obras clásicas gracias a la traducción, por cultivar la literatura (y otras ramas del saber) y por apuntalar la fuerza de la lengua castellana.

El rey Alfonso es toledano. Nació en un palacio ubicado en el actual paseo del Miradero. Desgraciadamente había dos referencias a él en este lugar que ya no están aquí. Primero, una gran estatua que de forma incomprensible se bajó al parque de las Tres Culturas (expuesta al olvido y al vandalismo). Segundo, la placa que la Real Academia toledana puso el 23 de noviembre de 1921 en un muro del convento de santa Fe, evocando su lugar de nacimiento. Se ha deteriorado con el tiempo y queda sólo parte de esa placa y una fea mancha en la pared que todos pueden contemplar al final de la escalera mecánica. Ese es el recibimiento que tiene el visitante que accede al casco por aquí.

Pero hay una cosa que me ha causado extrañeza. Ya tuvimos un museo de arte contemporáneo en la casa de las Cadenas (excelente en su contenido y en su continente) que se cerró. Ahora resulta que se cede el convento de santa Fe durante ¡quince años! para la exposición de gran parte del fondo pictórico del mecenas Roberto Polo, pertenecientes a los siglos XIX y XX. O sea, se cierra un museo de arte contemporáneo, no se solucionan los problemas del museo de santa Cruz (que quizá se debería ampliar al convento de santa fe, porque muchas de sus piezas están guardadas), se apilan los libros en la antigua biblioteca al fondo del miradero y se concede un sitio privilegiado, tan importante, para la exposición de este mecenas. Este lugar hubiera sido el adecuado para hacer una exposición temporal y celebrar actos culturales (conferencias, recitales, etc.) sobre Alfonso X y su época para esa fecha tan trascendental, pues se ubica en el entorno de donde nació. Parece una decisión tomada desde arriba, alejada del sentir de los toledanos y que mira sólo el interés económico a toda costa lanzándose a los brazos de un coleccionista privado. Primero Puy de Fou y ahora Polo: lo importante es generar riqueza. Pero la riqueza no debe ser el principal criterio para hacer las cosas pienso yo, hay otros intereses más importantes. En fin, que no logro entenderlo del todo.

Por SANTIAGO SASTREPor SANTIAGO SASTRE