Manuel Conde, a la izquierda, y Carlos Viana
Manuel Conde, a la izquierda, y Carlos Viana - ABC

La Policía Nacional destapa un fraude a la Seguridad Social de cuatro millones de euros

Un empresario de centros geriátricos, la Escuela Superior de Gastronomía de Toledo y la Fundación Cofradía del Ciento, implicadas

ToledoActualizado:

La Policía Nacional ha destapado dos casos por un presunto fraude global de cuatro millones de euros a la Seguridad Social en la provincia de Toledo. Por un lado, está implicado el empresario Ildefonso Guzmán García del Pino. Por otro, el director de la Escuela Superior de Gastronomía y Hostelería de Toledo, Manuel Conde Perezagua, y el presidente de la fundación que la gestiona, Carlos Viana Antón. En esta doble operación, que ha concluido con la detención de los tres investigados, ha colaborado la Tesorería General de la Seguridad Social.

Las investigaciones arrancaron en enero, cuando dos denuncias alertaban de posibles delitos contra la Seguridad Social en la provincia de Toledo. Según la Policía Nacional, los tres detenidos crearon grupos fraudulentos de empresas o sociedades patrimoniales a la que transferían las ganancias de las empresas deudoras. Ocultaban así su verdadero balance económico, con el fin de eludir el pago de las cantidades que adeudaban a la Seguridad Social. También impedían de esa manera que este organismo público pudiera cobrar mediante el embargo de bienes, lo que, en términos jurídicos, se conoce como delito de la frustración de la ejecución.

Una vida de lujo

En uno de los procedimientos se investiga al empresario Ildefonso Guzmán, responsable de la Asesoría Empresarial SPES Sociedad Limitada, radicada en Alcobendas (Madrid). Es el responsable de un grupo empresarial que se dedica a la administración de centros geriátricos. Entre otras, gestiona residencias para personas mayores en Miguel Esteban (Toledo), Humanes (Madrid), Baena y La Guardia (Jaen).

En el objeto social de la Asesoría Empresarial SPES se puede leer que se dedica «a dar asistencia y servicios sociales para personas dependientes y ancianos, así como a niños y jóvenes, en centros residenciales y no residenciales». También ofrece asesoría a empresas en materias contable, fiscal y jurídica, además de «las actividades propias del ramo de la hostelería». El domicilio social se encuentra en un chalé de la urbanización residencial La Moraleja, en Alcobendas, donde vive y conduce coches de alta cilindrada.

Ildefonso Guzmán comenzó a defraudar el día que dio de alta a su primer trabajador, en 2008, según la Policía. No efectuó nunca el ingreso de las cuotas obreras a las que está obligado y ha continuado con el impago de cotizaciones hasta la actualidad.

Los investigadores policiales indagaron en siete empresas de Ildefonso Guzmán, a quien también inspeccionaron en su vertiente de autónomo. La deuda global generada desde 2008 asciende a más de 3,5 millones de euros (en concreto, 3.520.610,96), lo que ha permitido a Ildefonso Guzmán y a su familia llevar una «vida de lujo a costa de no pagar la Seguridad Social», le reprochaba la Policía Nacional en un comunicado de prensa este miércoles.

Cofradía del Ciento

En el otro caso destapado por los policías y la Tesorería General de la Seguridad Social, está implicado el director de la Escuela Superior de Gastronomía y Hostelería de Toledo, Manuel Conde. También ha sido detenido Carlos Viana, presidente de la Fundación Cofradía del Ciento, que gestiona la escuela que dirige Manuel Conde.

El fraude en este expediente asciende a 436.043 euros, según la Policía Nacional. Sus primeras indagaciones comenzaron con la investigación de la Fundación Cofradía del Ciento. Esta asociación se dedica al fomento económico y social del sector de la hostelería a través de la implantación de la Escuela Superior de Gastronomía y Hostelería, inaugurada el 19 de mayo de 1999, para la formación de futuros profesionales y empresarios del sector. En esta escuela, uno de los tres centros privados de la capital regional, los alumnos pagan entre 5.000 y 6.000 euros por curso. Se encuentra en el número 1 de la calle del Río Cabriel, en el barrio de Santa María de Benquerencia.

A pesar de las grandes cantidades de dinero que ingresaba, desde 2005 había generado una deuda con la Seguridad Social de más de 400.000 euros. Debido a esas dificultades para gestionar la escuela por las deudas que acumulaba, la fundación creó una empresa mercantil, Gestión y Supervisión Empresarial S.L., con fecha de 25 de febrero de 2009. Se pretendía seguir dando los servicios de enseñanza y gastronomía, con Manuel Conde como presidente del Consejo de Administración y Carlos Viana como vicepresidente (y así continúan). De esa forma, y según los investigadores, «pudo desarrollar su actividad de manera normal, dificultando o frustrando el legítimo cobro de la deuda acumulada con la Tesorería General de la Seguridad Social al ocultar el verdadero balance económico de la escuela».

La Cofradía del Ciento está integrada por empresarios que «han destacado al servicio del sector, en el desarrollo de su actividad empresarial o profesional», según informa la escuela de gastronomía en su web. Sin embargo, todos los patronos de la fundación anteriores a 2015 fallecieron, por lo que las autoridades no han podido actuar contra ellos. Solo vive el presidente de la fundación y vicepresidente de la mercantil, Carlos Viana, por lo que fue detenido.

Varios trabajadores de la empresa declararon a las autoridades que se generaba dinero suficiente para estar al día con los organismos públicos, proveedores y trabajadores. Sin embargo, los patronos habían dejado de pagar a varios empleados.

«No sabemos nada. Ahora mismo no sabemos nada», dijo este miércoles a ABC un directivo de la escuela de gastronomía cuando se le preguntó por el caso.