El poema de Agapo el Barquero

DOBLE HOMENAJE A HOMERO Y MOZARTCuando yo, con mis padres, bajaba de pequeño al gango deAgapo el barquero,a la vera del patrio y celebrado río,yo muy pequeño aún, un bebé todavía aunque ya erguido,con

Actualizado:

DOBLE HOMENAJE A HOMERO Y MOZART

Cuando yo, con mis padres, bajaba de pequeño al gango de

Agapo el barquero,

a la vera del patrio y celebrado río,

yo muy pequeño aún, un bebé todavía aunque ya erguido,

con mis padres bajaba al gango de Agapo el barquero,

yo, su hijo unigénito,

y en dos bancos de tronco mis padres se sentaban con unos amigos,

también padres jóvenes, ante una tosca mesa hecha con tablas de madera rústica.

Allí sentados, en una dulce orilla (si no fuera por los mosquitos) poblada de cañaverales,

apuraban unos vasos de vino al tiempo que estallaba el estival y resonante ocaso

conjugado en la pétrea ciudadela

desde el margen del río, celebrado y patrio, cuando hace garganta en el Barco Pasaje.

Y yo, tan pequeñito, ya decía: «A mí me gusta el mino (vino)».

Cándido pajarillo que yo era...