Pineda aclara que las recomendaciones del Tribunal de Cuentas son «técnicas»

EFETOLEDO. El presidente del PP municipal, Lamberto García Pineda, destacó ayer que cinco de las ocho recomendaciones que incluía el informe del Tribunal de Cuentas para el Ayuntamiento eran técnicas

EFE|TOLEDO
Actualizado:

El presidente del PP municipal, Lamberto García Pineda, destacó ayer que cinco de las ocho recomendaciones que incluía el informe del Tribunal de Cuentas para el Ayuntamiento eran técnicas y que el plan de saneamiento no se llevó a cabo porque proponía subir el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI).

Este informe aprecia una serie de «deficiencias, irregularidades e incumplimientos de normas» en las cuentas y en los sistemas de control del Ayuntamiento de Toledo en los años 2002 y 2003, cuando el PP gobernaba el Consistorio de la capital, según señaló recientemente el concejal de Hacienda Francisco Javier Nartín Cabeza.

En una rueda de prensa, García Pineda matizó algunos puntos del informe, puesto que durante el segundo semestre de 2003 él fue concejal de Hacienda en el Ayuntamiento de Toledo.

García Pineda subrayó que de las ocho recomendaciones que el Tribunal de Cuentas daba al Consistorio, cinco eran «totalmente técnicas» y, por lo tanto, se refieren a los servicios técnicos municipales, aunque recordó que el año pasado ya se aprobó un nuevo programa para la gestión de bienes y operaciones y se contrató a otra empresa, por lo que parte de esa recomendación ya se ha asumido.

Acuerdos con personal

En cuanto a la recomendación que proponía revisar los acuerdos suscritos con el personal para no vulnerar leyes de carácter general, García Pineda indicó que estos acuerdos fueron firmados por «todos los sindicatos y todos los partidos políticos», no sólo por el PP.

El presidente del PP municipal señaló que la sugerencia de evitar realizar gastos sin consignación presupuestaria «es ideal, pero no de posible cumplimiento» puesto que hay circunstancias, como puede ser un accidente, en las que hay que realizar un gasto aunque no esté presupuestado.

Remanente de tesorería

En relación con la propuesta del Tribunal de Cuentas de adoptar soluciones para reducir el remanente de tesorería para gastos negativo, García Pineda destacó que los ejercicios 2005 y 2006 se cerraron con superávit y que la ratio de endeudamiento es del 45 por ciento.

En lo referente al fracaso del Plan de Saneamiento Financiero que constata el Tribunal de Cuentas, el concejal del PP matizó que no se llevó a cabo porque los informes para este plan se basaban en aumentar el IBI en los años 2005 y 2006.

En este sentido, García Pineda dijo que él no estaba dispuesto a subir el IBI aunque lo dijera el Tribunal de Cuentas y destacó que el equipo de Gobierno cerró esos dos ejercicios con superávit «aumentando el IBI sólo el IPC y gracias a una mayor disciplina presupuestaria y a una notable mejora de la recaudación».

El concejal del PP destacó que los datos que facilitó son suficientes para zanjar todo lo referente al informe del Tribunal de Cuentas puesto que «ningún Ayuntamiento de España ha tenido, sin razón alguna, dos fiscalizaciones que, salvo unas recomendaciones de tipo técnico, han sido positivas».

Además, añadió que el encargo del informe tuvo un «matiz político» ya que el Ayuntamiento de Toledo se había sometido a una fiscalización de los años 1997 y 1998, matiz que se ha vuelto a repetir en su difusión pública al hacerla coincidir con una «época electoralista».

García Pineda agregó que la situación económica del Consistorio es «preocupante» como la de la mayoría de los ayuntamientos, ya que es frecuente que los ingresos corrientes no cubran los gastos corrientes, situación que es responsabilidad de los gobiernos nacionales de la democracia que no se han preocupado de la administración local.