Para Matas es una ofensa decir que la región ha recibido prebendas por su apoyo al PHN

TOLEDO. F. M. Domínguez
Actualizado:

El ministro de Medio Ambiente, Jaume Matas, afirmó ayer que la insinuación, difundida desde algunos sectores como la Coordinadora del Tajo, de que el Gobierno de Castilla-La Mancha recibirá un trato de favor en la implantación del AVE por su apoyo al Plan Hidrológico Nacional «es una ofensa para las personas que lo hemos negociado», negando así que haya existido alguna contraprestación al respaldo del Ejecutivo autonómico al PHN.

Matas, que entregó ayer las obras de emergencia de abastecimiento a Guadamur y Polán desde el Cerro de los Palos, manifestó que el documento, que deberá ser ahora debatido en el Congreso de los Diputados, es bueno para la vertebración nacional «por encima de partidos» o cualquier otra disciplina. En esta línea, no quiso valorar las opiniones de quienes consideran el voto afirmativo del presidente regional, José Bono, al Plan Hidrológico como una «vendetta» por su derrota ante el secretario general de PSOE, José Luis Rodríguez Zapatero, pero aseguró que el líder castellano-manchego «ha negociado lo que es bueno para sus ciudadanos y para España, por encima de los intereses del partido»; una medida que, según el ministro, «debe ser respetada».

Durante una rueda de prensa, el dirigente popular comentó que una vez que aprobado el proyecto del PHN por el Consejo Nacional del Agua y su próxima tramitación en las Cortes, el Gobierno de José María Aznar está dispuesto a negociarlo dentro del debate político, si bien existen dos limitaciones a este diálogo. Por una parte, se debe negociar una solución global del problema del agua y, por otra, hay que respetar los estándares medioambientales establecidos en el actual documento. Y esto es así porque, según Jaume Matas, el PHN «contempla un tratamiento integral del ciclo del agua, respetando el Medio Ambiente, incentivando su ahorro y asegurando su depuración». En definitiva, «garantiza un uso eficiente del agua» aplicando medidas alternativas que permitirán el uso racional del líquido elemento.

34.900 MILLONES

En cuanto a la provincia de Toledo, el responsable de Medio Ambiente recordó que el PHN supondrá una inversión superior a los 34.900 millones de pesetas y destacó tres áreas de actuación: el abastecimiento desde Picadas a la zona de Torrijos y Fuensalida, con 8.000 millones; la mancomunidad del Río Algodor, 6.500 millones; y la mancomunidad Cabeza del Torcón, La Milagra, San Martín de Montalbán, Guadamur y Polán, donde se destinarán 2.000 millones de pesetas, sin olvidar el Plan Integral de Recuperación del río Tajo, para lo que es necesaria «la colaboración de todas las administraciones».

En referencia a las obras que ayer quedaron inauguradas y que corrieron a cargo de la Confederación Hidrográfica del Tajo, han tenido un coste de 300 millones de pesetas y consisten en la construcción de una tubería de 13.470 metros de longitud que recoge el agua en el Cerro de los Palos y la eleva hasta un nuevo depósito de 180 metros cúbicos de capacidad situado en el cerro Narizone. Desde este depósito el agua se conduce por gravedad hasta las tomas correspondientes de Guadamur y Polán. También ha sido necesario construir acueducto sobre el arroyo Guajaraz y dos cruces bajo las carreteras CM-4013 y CM-401.

Para reducir el posible impacto ambiental, se ha proyectado un trazado que discurre entre las hileras de olivares y frutales, consiguiendo no dañar ninguno de los cultivos. Los productos precedentes de la excavación se han retirado a un vertedero y se ha procurado restaurar en lo posible la situación anterior al comienzo de los trabajos.

LA SEQUÍA DEL 95

Hasta ahora, Polán y Guadamur se abastecían exclusivamente desde el embalse del Torcón a través de un canal de transporte que conduce el agua desde dicho embalse hasta la estación de tratamiento de agua potable del Cerro de los Palos que forma parte del sistema de abastecimiento a Toledo. Este sistema tiene también la posibilidad de utilizar la presa de Guajaraz y la traída de aguas desde el embalse de Picadas, combinación de la que ahora se beneficiarán también los vecinos de estas dos localidades toledanas que tantos problemas han venido sufriendo desde la sequía del año 1995.

Al acto de ayer asistieron la alcaldesa de Guadamur, Sagrario Gutiérrez; el alcalde de Polán, Pedro Cano; el presidente de la CHT, José Antonio Llanos; el delegado de Gobierno, Juan Ignacio Zoido; el director general del Agua, Enrique Calleja; el presidente regional del PP, Agustín Conde; el presidente de la Diputación, Miguel Ángel Ruiz-Ayúcar; el alcalde de Toledo, José Manuel Molina; el diputado nacional del PP, Alejandro Ballestero; los senadores del PP, Miguel Organero, Tomás Burgos Beteta y Vicente Tirado entre otras personalidades.