Emiliano García-Page recibe los aplausos de sus compañeros del PSOE
Emiliano García-Page recibe los aplausos de sus compañeros del PSOE - H. FRAILE

Page exhibe su mayoría absoluta y augura cuatro años de tranquilidad y grandes pactos

Define el eje de su gestión en el discurso del debate de investidura que estará basada en el empleo, el agua, la financiación autonómica, las infraestructuras y el reto demográfico

TOLEDOActualizado:

Emiliano García-Page no ha podido evitar exhibir músculo durante su discurso de investidura en las Cortes de Castilla-LaMancha celebrado este martes en Toledo. Y aunque en varias ocasiones dijo que no quería «regodearse» de su «muy absoluta mayoría», sí recordó las dificultades que se están viviendo en otras comunidades autónomas para formar gobierno, como este martes en Murcia, e incluso, en el Gobierno de España. Con sus 19 de los 33 diputados de la Cámara regional, García-Page auguró, sin embargo, que va a gobernar sin sectarismos, para todos, con sentido común, rigor, y con moderación «como concepto útil».

Por eso, auguró en Castilla-La Mancha una época de «esperanza, estabilidad y normalidad» gracias a esta mayoría que le permite gobernar sin las ataduras de Podemos, cuyos dos diputados le hicieron vivir en la anterior legislatura uno de sus momentos políticos más difíciles de su vida política con el boicot a los presupuestos. Así, liberado, sin «mercadeos» postelectorales, podrá centrarse, según dijo, en terminar su proyecto para esta región. Tranquilo, sereno, con una sola mención a María Dolores de Cospedal, al contrario de lo que sucedía hasta hace tan solo unos meses, García-Page presentó durante su discurso de algo más de dos horas ante el nuevo Parlamento regional, su proyecto basado en las 992 medidas de su programa electoral y en grandes pactos con los agentes sociales y el resto de fuerzas políticas. Dejó claro su compromiso con la unidad de España y afirmó que no estará sometido a «presiones partidarias, sociales o mediáticas cuando se trate de defender los intereses del país porque son los de mi tierra». «Cuando se pide un indulto políticamente se insulta, cuando se hace con obscenidad política, y yo voy a defender la soberanía nacional desde una perspectiva progresista», dijo.

Emiliano García-Page, que será investido este miércoles presidente en la segunda sesión del debate, comenzó su intervención aludiendo a los buenos datos del paro que se conocieron ayer y aprovechó, además, para recordar que en la anterior legislatura Castilla-La Mancha registró el PIB más alto de 18 años de historia, que el año pasado la región creció un 2,8% y apuntó, además, que ha sido «la primera comunidad autónoma en creación de empleo para mujeres, un 18,2% de incremento, duplicando la media nacional (9,5%), la primera también en crecimiento del empleo juvenil (42,4%), duplicando asimismo la creación de empleo a nivel nacional en ese periodo (19,5%), siendo la primera en reducción de la tasa de paro juvenil, la primera también en creación de empleo para mayores de 55, doblando el crecimiento medio nacional o la segunda región en descenso de tasa de paro». Recordó el incremento registrado en las exportaciones que han subido un 35% en perspectiva de legislatura más del doble que a nivel nacional, o la inversión extranjera que se ha multiplicado por seis, 2018 se convierte en el segundo mejor año de inversión extranjera en la región, solo por detrás de 2011. Y, por último, recordó los récords registrados en el marco turístico que ha marcado la región en el años 2016, 2017 y 2018, lo que ha generado casi 10.000 empleos en este sector.

En cuanto al futuro, explicó que en materia de empleo, agua, servicios públicos, financiación autonómica, infraestructuras y reto demográfico su idea es alcanzar grandes acuerdos antes de final de año para blindar los servicios públicos en el Estatuto de Autonomía, defender una posición común de toda la región en materia de agua y, además va a pedir el consenso de todos para poner en marcha una estrategia de reto demográfico y desarrollo rural, «de cohesión territorial».

El presidente en funciones y candidato a la reelección explicó durante la sesión que su programa de gobierno para los próximos cuatro años estará basado en los conceptos de «cohesión, competitividad y sostenibilidad». Y detalló todas sus propuestas y compromisos para los próximos años, como la creación de 100.000 nuevos puestos de trabajo o la creación de instrumentos como la figura de un «Tutor empresarial» para guiar a empresarios que quieran establecerse, un Plan regional para mayores de 50 años en desempleo y el «contrato puente» para ayudar a la contratación de recién licenciados, entre otras cosas.

Además, avanzó para cada ejercicio presupuestario la creación de dos mil plazas públicas de residencia para mayores, de ayuda a domicilio y teleasistencia; comprometió 40.000 valoraciones más de la Dependencia y abogó por un «colchón de renta mínima» para que la sociedad «descanse la principal responsabilidad que tenemos y que lo básico no le falte a nadie».

Habló de la futura Ley para la Infancia y la Familia, una Ley para la Accesibilidad, una Ley de reserva de contratación pública para los Centros Especiales de Empleo, y la apertura de 122 espacios sociales «paralizados» y, en materia de sanidad, anunció que el Gobierno de Castilla-La Mancha procedió este lunes mismo a recepcionar las obras del nuevo Hospital Universitario de Toledo y recordó que las obras de los hospitales de Guadalajara y Cuenca «avanzan a buen ritmo»; que el hospital de Albacete «no se trasladará de lugar» y avanzó que  se abordará el nuevo hospital de Puertollano.

En agricultura resaltó la importancia del sector agroalimentario y defendió el presupuesto de la PAC, donde «vamos a discutir y pelear y apretar» para que no se reduzca «ni un milímetro». Además, García-Page destacó su apuesta por las energías limpias y remarcó que en la región frente al ATC existirá un «plan alternativo» para Villar de Cañas «al amparo de las nuevas energías». Respecto al agua, incidió en que esta legislatura «es la de la desalación porque, si no lo es, será de la desolación» y habló de diálogo y cambios al respecto, que deben ir «en coherencia y en la dirección con las directivas marco europeas».

También anunció la aprobación de la Ley de la Viña y el Vino y una estrategia para la internacionalización de los productos «para vender cada vez más lejos y mejor y a mejor precio». En materia de investigación y ciencia «seguiremos adelante con la Ley de Ciencia, de la que dijo que es una estrategia que va a coordinar una Agencia, que tendrá su sede en Puertollano, y que servirá para mejorar en campos como la innovación, la investigación y la competitividad».

Educación y Cultura

En Educación avanzó que se trabajará en el II Plan de Infraestructuras Educativas, que viene a completar el anterior y que tiene un horizonte hasta 2023, y en un Plan de Digitalización, con uno horizonte hasta 2024. Además, anunció que se va «a llegar a un acuerdo con los agentes sociales en el que se contemplen medidas para ir cumpliendo con la normativa, tanto en materia de ratios como en las condiciones laborales del personal docente». En materia de Universidad, dijo que existe un plan cerrado con la UCLM, al tiempo que «seguiremos avanzando en nuevas titulaciones estos cuatros años, así como en la construcción del nuevo campus de la Universidad de Alcalá en Guadalajara».

Asimismo, y refiriéndose al área de Cultura, el único aspecto en que manifestó algo de autocrítica respecto a su gestión en la anterior legislatura, el presidente en funciones avanzó que «vamos a traer con mucha rapidez la Ley de Mecenazgo a las Cortes regionales y vamos a potenciar el apoyo a los creadores de Castilla-La Mancha».