La nueva potabilizadora de la Sagra Este «aleja el fantasma de la sed»
Marta Moren y José María Barreda, en el centro, durante la inauguración: ANA PËREZ HERRERA

La nueva potabilizadora de la Sagra Este «aleja el fantasma de la sed»

M.M. | SESEÑA
Actualizado:

Con agua de la propia potabilizadora, la directora general del Agua, Marta Moren, y el presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, brindaron ayer por el futuro de la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) Sagra Este, situada en Seseña. «Agua de excelente calidad, pura y cristalina, que sólo sabía a agua», dijo Barreda después de probarla.

Esta obra «aleja el fantasma de la sed, no habrá escasez de agua», aseguró el presidente regional. «Es una garantía al abastecimiento, una apuesta de futuro para el desarrollo de la zona», señaló la directora general del Agua.

253.000 habitantes

El proyecto dará servicio a treinta municipios de la Sagra. Según el Ministerio de Medio Ambiente, y Medio Rural y Marino, las obras de ampliación y mejora del abastecimiento a esas poblaciones aportan un caudal de 600 litros por segundo adicionales a la zona, lo que supone, aproximadamente, el suministro de unos 18 hectómetros cúbicos al año a una población prevista para 2017 de cerca de 253.000 habitantes.

Los pueblos beneficiados son Bargas, Carranque, Casarrubios del Monte, Cedillo del Condado, Lominchar, Olías del Rey, Palomeque, Recas, Toledo, Ugena, Valmojado, El Viso de San Juan e Illescas. También están Borox, Cobeja, Esquivias, Pantoja, Seseña, Alameda de la Sagra, Añover de Tajo, Cabañas de la Sagra, Magán, Mocejón, Villaseca de la Sagra, Yeles, Numancia de la Sagra, Villaluenga de la Sagra, Yuncler, Yuncillos y Yuncos.

El proyecto se encuadra dentro del convenio firmado en 2006 por la sociedad estatal Aguas de la Cuenca del Tajo y la entidad de derecho público Aguas de Castilla-La Mancha, empresa pública que depende de la Junta de Comunidades.

Tres grandes fases

Los trabajos se dividieron en tres fases. La inversión global ha superado los 84 millones de euros, de los que el 80 por ciento es financiado por la Sociedad Estatal de Aguas de la Cuenca del Tajo con ayuda del Fondo de Cohesión de la Unión Europea, y el 20 por ciento restante es aportado por el Gobierno regional.

La primera fase consistió en la construcción de una conducción de 22 kilómetros de longitud y con diámetros de 120 y 90 centímetros que contecta con la tubería existente. Esta tubería conduce el agua de la presa de Almoguera a la Mancomunidad del «El Algodor» en el punto de desvío de la Estación de Agua Potable de Noblejas y finaliza en la nueva ETAP Sagra Este, cruzando el río Jarama en el término municipal de Aranjuez (Madrid).

Esta primera fase, con una inversión de 35,3 millones de euros, incluye la ejecución de un acueducto de 90 metros de vano, además de 4 hincas (sistema para introducir tubos sin zanja) para el cruce de vías de comunicación y ríos. Asimismo, se ha construido una tubería de impulsión de unos 11,9 kilómetros de longitud para elevar el agua hasta un nuevo depósito de regulación de 20.000 metros cúbicos, situado en Esquivias, que permite distribuir el agua por gravedad a las poblaciones de la zona.

La segunda fase consistió en la ejecución de la nueva ETAP, con una capacidad de tratamiento de 600 litros por segundo, además de dos depósitos (uno de agua bruta y otro de agua tratada) de unos 10.000 metros cúbicos de capacidad cada uno. También se levantó una estación de bombeo para impulsar el agua al nuevo depósito de regulación de Esquivias. La nueva ETAP está diseñada con las «mejores técnicas» de tratamiento, incluyendo la desalación parcial mediante membranas de ósmosis inversa, según el Ministerio de Medio Ambiente.

La tercera y última parte, correspondiente a la distribución en alta en el tramo Esquivias-Toledo, consistieron en una conducción principal y una serie de ramales que dan servicio a los municipios beneficiados, con una longitud aproximada de 60 kilómetros. Estas obras han supuesto una inversión de 30,5 millones de euros.

La conducción principal, de casi 44 kilómetros, se inicia en el depósito de Esquivias y termina en los depósitos de Palomarejos (Toledo). Además, hay seis ramales de conexión con depósitos de municipios y con las redes del sistema Picadas I, con una longitud superior a 15 kilómetros y diámetros comprendidos entre los 30 y los 80 centímetros.

«Sin precedentes»

No menos importante es la inversión de 2,2 millones de euros en la línea subterránea de media tensión de más de 7 kilómetros que conecta la ETAP con la subestación eléctrica de Aranjuez y la conducción de vertido del agua de rechazo producida en el tratamiento de ósmosis inversa.

Barreda destacó los más de 600 millones de euros que distintas administraciones nacionales, regionales y provinciales están invirtiendo en infraestructuras hidráulicas para abastecer con agua del Tajo a los municipios de su cuenca. Esta inversión «no tiene precedentes en la historia», según el presidente regional.