Montesclaros pide ayuda a Naharro y Bono para controlar un grupo de vándalos

Siete jóvenes, de entre 17 y 20 años, tienen atemorizados a parte del pueblo en verano y periodos vacacionales, según el alcalde, que los tilda de «sinvergüenzas»

M. MORENO
Actualizado:

TOLEDO. El alcalde de Montesclaros, José Joaquín Manzanas, volverá a facilitar este verano a la Delegación del Gobierno los nombres de los siete jóvenes, con edades comprendidas entre los 17 y 20 años, que tienen atemorizados a parte del pueblo durante el estío y otros periodos vacacionales.

Manzanas escribirá también al presidente de Castilla-La Mancha, José Bono, para relatarle los actos vandálicos, al filo de lo delictivo, de este grupo. «Llevamos así tres veranos y desde el Ayuntamiento no sabemos qué hacer», explica desesperado el alcalde, quien abrirá esta semana un expediente sancionador a los jóvenes por su último altercado público la madrugada del sábado al domingo pasados junto a un pub del pueblo. Un vecino salió a la calle para pedirles que se fueran a otro sitio, porque estaban armando mucho jaleo, y los individuos respondiendo con amenazas de muerte y el lanzamiento de piedras y otros objetos, según cuenta Manzanas. «La madre de este vecino salió después para decirle a su hijo que entrase en casa y los energúmenos le lanzaron un ladrillo que provocó a la mujer un corte en un pie. Como la señora, ya mayor, es diabética y no conseguían cortarle la hemorragia, tuvieron que llevarle al hospital de Talavera, donde le dieron seis puntos de sutura en la herida».

«No hay guardias civiles»

Estos jóvenes, que son unos «sinvergüenzas» según Manzanas, han dado una paliza a un inmigrante y a su hijo, han atemorizado a vecinos rodeándoles con sus motos y hasta agredieron el pasado verano al concejal de Cultura y Deportes en la entrega de unos premios. En Semana Santa, entraron en la iglesia y pretendieron golpear a unos seminaristas que estaban de paso por el pueblo. «Y los padres no quieren saber nada de esto, además de que la relación con los hijos no es buena», se lamenta el alcalde.

Manzanas se queja también de la falta de efectivos en el cuartel de la Guardia Civil de Navalcán, del que depende Montesclaros, y en otros puestos de los alrededores. «Llamamos por teléfono y nos dicen que no pueden venir porque son dos agentes en el cuartel. El pasado fin de semana, después de ese altercado con el vecino, los agentes, procedentes de un puesto que no era el de Navalcán, llegaron una hora y media más tarde», explica el alcalde.