La misma angustia, el mismo dolor que cuando Anabel Segura

Por MARÍA JOSÉ MUÑOZ | TOLEDO
Actualizado:

Se dice pronto pero han pasado ya 17 años desde que apareciera, en una antigua fábrica de la localidad toledana de Numancia de la Sagra, el cadáver de la joven Anabel Segura. Una muerte anunciada que impactó como una losa en toda España después de meses y meses de angustia y dolor. En el caso de Cristina todo ha sido tan rápido que parece mentira. Ni cinco días han transcurrido desde su desaparición hasta la escena de su cuerpo arrojado a un viejo sótano fabril en medio de la Sagra, tan joven, estrenando adolescencia: trece años y el final.

Ahora, cuando todo está por determinar, qué pasó, quién lo hizo, por qué...tan sólo queda la pena negra que envuelve a su familia y amigos. Y una oración.