Masiva participación en la vigilia de Pentecostés en San Julián

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

C. MARTÍN-FUERTES

TOLEDO. En la Iglesia de San Julián se celebró la Vigilia de Pentecostés con asistencia de varios cientos de personas. La Eucaristía fue presidida por el obispo auxiliar Carmelo Borobia y concelebrada por veinte sacerdotes de las distintas parroquias de la ciudad. La homilía giró en torno al lema «Qué hermosos son los pies de los que aman la Buena Noticia», basado en una carta de San Pablo a los Romanos. Al final se repartieron más de 500 insignias de «pies preciosos» confeccionadas por las campañas del derecho a la vida de los no nacidos que la Iglesia está fomentando.

La colecta se dedicó al movimiento católico «Red Madre» y la organización corrió a cargo de la Delegación Diocesana de Apostolado Seglar. La invitación se cursó a los 52 movimientos de apostolado con que cuenta la diócesis. Los cánticos resultaron muy emotivos y dieron lugar a una ostensible participación de los fieles.