Fernando Lamata y Miguel Ángel Ruiz-Ayúcar, durante la firma del convenio de colaboración contra la drogadicción. Ó. Huertas

Más de mil toledanos han dejado las drogas gracias al programa que desarrollan Sanidad y la Diputación

Más de mil personas han dejado las drogas, en los últimos diez años, gracias al programa que la consejería de Sanidad, en colaboración con la Diputación de Toledo, pone en marcha contra la drogadicción. Según explicó el consejero de Sanidad, Fernando Lamata, el 30 por ciento de los pacientes que cada año se benefician de dicho programa «termina el tratamiento con éxito».

TOLEDO. Elena López
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

Así lo aseguró ayer en rueda de prensa el consejero de Sanidad, Fernando Lamata, tras la firma con el presidente de la Diputación de Toledo, Miguel Ángel Ruiz-Ayúcar, del convenio de colaboración para el programa que, por décimo año consecutivo, se pone en marcha para el tratamiento y la asistencia a drogodependientes.

En este sentido, Lamata aseguró que con este convenio, por décimo año consecutivo, seguirán funcionando tanto el centro de día como el piso de acogida y las consultas externas para la asistencia a drogodependientes.

Asimismo, Lamata informó de que el centro de día tiene capacidad para atender a unas 30 personas diariamente, por lo que, anualmente, reciben tratamiento cerca de 211 personas, 168 de ellas por consumo de opiáceos y el resto por el consumo de otras sustancias.

Fernando Lamata añadió que el 30 por ciento de estos pacientes «terminan el tratamiento con éxito y han dejado de consumir drogas», mientras que el resto contempla una mejoría, «aunque en alguna ocasión tengan alguna recaída», apostilló.

BALANCE POSITIVO

Asimismo, Lamata insistió en que el balance que se ha hecho en estos años «es bastante positivo», ya que más de mil personas «han conseguido dejar definitivamente las drogas», y añadió que la importancia de este programa está, no sólo en la ayuda médica que se da al drogodependiente, sino también en otras medidas que se llevan a cabo en diferentes campos como son la prevención y el apoyo y ayuda que se presta a los familiares de los drogadictos.

Según aseguró el consejero de Sanidad, en los últimos años el consumo de heroína ha disminuido, «debido al miedo social que provoca por la consideración que se tiene de que esta droga mata», explicó, mientras que el de cocaína y drogas de diseño se ha incrementado.

En este sentido, añadió que el problema está en las mafias que continuamente «actualizan sus técnicas de marketing, distribución y sensibilización de los chavales», por lo que «ahora pretenden hacer ver que la heroína mata, pero que la cocaína y las drogas de síntesis no hacen daño», añadió.

Según Lamata, este programa cuenta con la asistencia de un médico, así como un psicólogo, un educador social, un diplomado en enfermería, un auxiliar y un administrativo, personal que se complementa con los profesionales que aporta la Diputación de Toledo para prestar asistencia tanto a los drogodependientes como a sus familiares.

En este sentido Lamata aseguró que cada año «son más las mejoras que se dan en este servicio, ya que se cuenta con profesionales cualificados y expertos».

Asimismo, Lamata explicó que la edad de inicio en el consumo de las drogas que están legalizadas, como son el tabaco y el alcohol, es de trece años, mientras que la del consumo de otro tipo de drogas es de catorce años.

PROBLEMA SOCIAL

Por su parte, el presidente de la Diputación, Miguel Ángel Ruiz-Ayúcar, insistió en la importancia que este convenio tiene para erradicar el problema de las drogas, que, según explicó, además de ser un problema médico, «es también un problema social», ya que en muchos casos desencadena situaciones de delincuencia.Por este motivo, dijo, «es importante que se siga en esta línea de ayuda profesional tanto al enfermo como a sus familias».

El presupuesto que la Consejería de Sanidad ha destinado para este programa asciende a un total de 42.840.000 pesetas, seis millones más que en 1992 cuando se firmó por primera vez el acuerdo. Según explicó Lamata, la Diputación complementa esta cifra con la aportación de instalaciones y profesionales.