Lafarge financiará tres proyectos de investigación en la Universidad regional

Actualizado:

MERCEDES VEGA

TOLEDO. La captura de CO2 mediante el uso de microalgas marinas, la utilización de nuevas materias primas y materiales residuales en la fabricación de cementos y la restauración de la cantera de Yepes son los tres proyectos de investigación a desarrollar en la Universidad de Castilla-La Mancha (UCLM) gracias al acuerdo alcanzado entre la institución y Lafarge Cementos, que aportará 82.000 euros en el curso 2009-2010.

El convenio, firmado ayer por el rector de la Universidad, Ernesto Martínez Ataz, y el director de la fábrica de Lafarge Cementos en Villaluenga de la Sagra, Raúl Pérez, contempla la puesta en marcha de distintas iniciativas en materia de investigación y desarrollo, desde la formación práctica de estudiantes de grado, master y doctorado de la Universidad de Castilla-La Mancha hasta la organización de actividades divulgativas, de carácter cultural, dirigidas al público en general.

La captura de CO2 mediante el uso de microalgas marinas es un proyecto piloto y bastante novedoso del que no hay muchas referencias en el mundo, dijo Raúl Pérez, quien aseguró que entiende la innovación como el perfeccionamiento y la aplicación de mejoras continuas en las instalaciones de Villaluenga «que garanticen el mejor comportamiento medioambiental de nuestra actividad».

Muestra de confianza

Para Martínez Ataz, la firma del convenio de colaboración es una «muestra de confianza de la empresa líder en el sector con la Universidad de Castilla-La Mancha y esperamos no defraudar en contribuir al desarrollo económico y social a través de la investigación», subrayó.

El rector agregó también que lo importante en un período de crisis es «saber si podemos salir de ella en una situación más competitiva».

Lafarge Cementos ocupa una posición puntera en todas sus actividades: cemento, áridos y hormigones y yeso. Con 84.000 empleados en 79 países, Lafarge tuvo una facturación de 19.000 millones de euros en 2008. En 2009, por quinto año consecutivo, figura en la lista «Global 100» de las cien empresas más sostenibles del mundo.