Juzgan a siete hombres sorprendidos con dos toneladas de cocaína en Ugena

Juzgan a siete hombres sorprendidos con dos toneladas de cocaína en Ugena

Actualizado:

ABC

TOLEDO. Siete individuos integrantes de una red, entre ellos un abogado, serán juzgados a partir de hoy en la Audiencia de Toledo por un presunto delito de tráfico de drogas después de que se les incautara hace 3 años un alijo de dos toneladas de cocaína que escondían en una nave en Ugena y que llegó desde Venezuela camuflado entre 8.000 botellas de ron.

La Fiscalía solicita penas de entre once y dieciocho años de prisión para los siete encausados, entre los que hay cinco españoles, uno de ellos abogado en ejercicio, y dos portugueses, informa Efe.

Durante los cuatro días que está previsto que dure el juicio, se sentarán en el banquillo de los acusados José Carmelo A. A., considerado el cabecilla de la red, y Miguel Ángel G. P., para cada uno de los cuales el ministerio público solicita dieciocho años de prisión y una multa de casi 252 millones de euros por unos hechos ocurridos entre junio y septiembre de 2006.

La Fiscalía pide dieciséis años de cárcel para José P. G., Juan C.B. y Francisco Javier B.R. (abogado), mientras que para Ventura S. D. S. y Joaquín José M. D. solicita una pena de once años de cárcel y una multa de casi 189 millones de euros.

El grupo utilizaba una empresa portuguesa, la compañía Productora de Conservas Alimentares S.A., para dar cobertura legal a las importaciones de ron, en cuyas cajas venía camuflada la sustancia en una envoltura de caucho.

El cargamento llegó al puerto de Barcelona el 30 de junio de 2006 y, posteriormente, la carga fue trasladada en un camión de grandes dimensiones hasta un polígono industrial de Azuqueca de Henares en Guadalajara y desde allí al polígono industrial «La Frontera» de Ugena, donde la red disponía de una nave industrial como almacén de seguridad desde donde se repartía la droga.

De haberse comercializado la cocaína intervenida, ésta hubiera alcanzado un precio de 62,9 millones de euros en el mercado negro, según los cálculos de la Policía.