Jesús Fernández, durante su visita al Hospital General de Ciudad Real
Jesús Fernández, durante su visita al Hospital General de Ciudad Real - JCCM

La Junta, satisfecha con la decisión de la Justicia sobre la legionela

Consejero de Sanidad: «Esta decisión refrenda lo que nosotros sabíamos: que habíamos hecho las cosas bien»

ToledoActualizado:

El consejero de Sanidad de Castilla-La Mancha, Jesús Fernández Sanz, ha mostrado este viernes la satisfacción del Gobierno regional con la decisión de la Justicia que ha refrendado las actuaciones que llevó a cabo la administración regional con motivo del brote de legionela que afectó a la población de Manzanares.

La Sección Segunda de la Audiencia de Ciudad Real acordó esta misma semana desestimar el recurso de apelación que presentó la asociación contra el auto que emitió el pasado 13 de julio el juzgado de Primera Instancia e Instrucción número de Manzanares.

En dicho auto, el juzgado acordó sobreseer provisionalmente las diligencias abiertas para determinar posibles responsabilidades por brote de legionela que se registró en Manzanares en diciembre de 2015, que afectó a 277 personas.

La Audiencia de Ciudad Real ha confirmado en su totalidad el auto del juzgado y ha determinado que «las diligencias investigadoras que solicita son improcedentes a la vista de la actividad instructora realizada en especial los informes de la Consejería de Sanidad y de la Universidad de Valencia».

Dichos informes «determinan la imposibilidad de secuenciar la totalidad de la composición genética de las cepas individuales y el verdadero foco causante del contagio por legionela».

Asimismo, apuntaba que «ante la imposibilidad de poder determinar el origen donde se produjo este brote, y al no tener más oportunidad de poder recurrir este auto, solo nos queda dar las gracias a todas las personas que han colaborado con nosotros para intentar saber la verdad de lo ocurrido».

Fernández Sanz, que ha visitado la Unidad de Investigación Traslacional (UIT) del Hospital General de Ciudad Real, ha afirmado que la decisión de la Audiencia Provincial de Ciudad Real «refrenda lo que nosotros sabíamos: que habíamos hecho las cosas bien».

En cualquier caso, el consejero ha señalado que era el momento de volver a lamentar la muerte de las cuatro personas que fallecieron a causa de este brote y transmitirle a las familias de nuevo el pésame en nombre del Gobierno regional.

Además, ha dicho, es también un momento para felicitar a los profesionales que intervinieron y trabajaron para que el brote de legionela estuviera «muy controlado», a pesar del número de personas afectadas.

Fernández Sanz también ha pedido al PP que «no intervenga negativamente más en este asunto» para seguir haciendo política, y les ha pedido que, para no hacerlo, «piensen en las familias que han perdido a sus familiares y en los profesionales que se dejaron la piel» para controlar el brote.