Las nuevas órdenes pretenden revitalizar el importante sector vitivinícola de la regiónFoto: ABC

La Junta repartirá gratis 1.500 hectáreas de viñedo entre jóvenes agricultores para intentar rejuvenecer el campo

Estas nuevas órdenes de la Consejería de Agricultura se unen al Proyecto de Ley de la Viña y el Vino que la semana pasada aprobó el Consejo de Gobierno

ABC
Actualizado:

TOLEDO. El pasado viernes se publicaba en el Diario Oficial de Castilla-La Mancha la orden de la Consejería de Agricultura y Medio Ambiente en la que se establece que de las 4.790 hectáreas de derechos de plantación de viñedo de nueva creación que conforman la reserva regional, creada en enero de 2002, 1.437 hectáreas las va a repartir el Gobierno autónomo entre los agricultores jóvenes de Castilla-La Mancha, quienes podrán hacerse con estos derechos de viñedo de forma gratuita y sin contrapartida económica alguna. El objetivo no es otro que el de favorecer el acceso de los jóvenes al viñedo de Castilla-La Mancha y consolidar el sector económico más potente.

Pero las acciones en el sector del viñedo no terminan aquí, ya que merced a otra orden publicada también el viernes pasado el propio Gobierno regional irrumpe en el mercado vitivinícola como comprador de derechos de replantación de viñedo «en poder de sus legítimos titulares y generados en el ámbito territorial de Castilla-La Mancha, para su inclusión o incorporación a la reserva regional». Según adelantó el mismo presidente regional, José Bono, la Junta tiene la intención de adquirir otras 5.000 hectáreas de viñedo que se distribuirán también principalmente entre agricultores jóvenes.

En el seno de las cooperativas

La orden que regula el reparto de las 1.500 hectáreas de viñedo entre los jóvenes agricultores de la región especifica que tendrán este derecho aquellos que estén integrados en el seno de cooperativas vitivinícolas. Éstas se deben comprometer a realizar plantaciones de viñedo con variedades y técnicas de cultivo que supongan una innovación, una mejora de la calidad y que tengan carácter demostrativo para la zona en la que se implante. Según la orden, las plantaciones realizadas serán objeto de estudio y seguimiento por el Instituto de la Vid y el Vino de Castilla-La Mancha (Ivicam).

El reparto de estas 1.500 hectáreas se realizará entre tres grupos: Grupo A, jóvenes agricultores de primera instalación (637 hectáreas); Grupo B, jóvenes agricultores instalados en los últimos cinco años (500 hectáreas); Grupo C, proyectos de cooperativas vitivinícolas (300 hectáreas).

Así, se repartirán entre 1 y 4 hectáreas de derechos por solicitud aprobada, con un máximo de 30 hectáreas para una misma cooperativa en el grupo C. El plazo de presentación de solicitudes finalizará el 15 de marzo.

Comprador en el mercado

Además, el Gobierno regional ha decidido intervenir en el mercado del vino comprando derechos de replantación de viñedo para incorporarlos a la reserva regional, que supondrán 5.000 hectáreas. Éste es el objetivo de la segunda Orden aprobada por la Junta.

El precio que pagará el Gobierno regional a los viticultores que vendan derechos de replantación será de 1.800 euros por hectárea y estos derechos se pagarán con los fondos recaudados en la venta de derechos para la regularización de viñedos. El plazo estará abierto hasta agotar el presupuesto que será suficiente para comprar unas 5.000 hectáreas.

La vitivinicultura es el sector industrial más importante de Castilla-La Mancha, de ahí, según se informó ayer desde el Gobierno autónomo se quiera priorizar entre sus actuaciones el sector del vino, al que estas mismas fuentes indican que se ha defendido «de los intentos, desde instancias de la Administración central y otras comunidades autónomas, de transferir derechos de nuestra región a otras».

Entre las medidas que el Gobierno regional ha puesto en marcha para este sector figuran los planes de reestructuración, cuya finalidad es conseguir en el plazo de ocho años que se reestructuren 100.000 hectáreas de viñedo para su adecuación a las demandas del mercado. Hasta la fecha, se han aprobado planes por valor de 73.000 millones de pesetas, que supone el 70 por ciento del objetivo de los planes.

Otra de las líneas de apoyo del Ejecutivo autónomo es la modernización de bodegas. Uno de los aspectos más significativos de la evolución del sector vitivinícola ha sido el esfuerzo inversor realizado por cooperativas y bodegas.

En este sentido, a través del Programa de Fomento de la Calidad (Focal) de la Consejería de Agricultura, el sector vitivinícola ha invertido desde el comienzo de esta legislatura 500,7 millones de euros, habiendo sido incentivado con subvenciones por valor de 151,6 millones de euros.

Por lo que respecta a la comercialización durante los últimos cuatro años se han emprendido varias iniciativas, como por ejemplo los Vinos de la Tierra de Castilla, los Vinos de Calidad Reconocida producidos en Pagos Vitícolas y las nuevas denominaciones de Origen «Manchuela» y «Ribera del Júcar». Por otro lado, empresas de reconocido prestigio en el mundo del vino en su comercialización, como son Osborne, Pesquera, Martínez Bujanda o Bodegas Olarra han llegado a la región.

Banco de Derechos

Dentro del sector otro hecho significativo ha sido la creación del Banco Regional de Derechos de Plantación de Viñedo para regular los derechos de plantación de viñedo en Castilla-La Mancha y evitar que impere la ley del más fuerte. El Banco tiene un marcado carácter social, para que no sea sólo el mercado el que regule las posibilidades de transferencia de derechos entre particulares.

Por último, indicar que la semana pasada el Gobierno regional aprobó otra iniciativa importante para el sector, el Proyecto de Ley de la Viña y el Vino, una norma, según destacó el consejero Alejandro Alonso, novedosa y moderna que va a permitir que Castilla-La Mancha, en materia vitivinícola, lleve la iniciativa. De esta iniciativa, traslada ya a las Cortes regionales para su tramitación, destaca, entre otros objetivos, garantizar que los derechos de viñedo se queden en la Comunidad autónoma.