La Junta cambia el modelo de contrato para las autovías que no pudo adjudicar

Actualizado:

ABC

TOLEDO. El Consejo de Gobierno ha aprobado un cambio en el modelo de los contratos que servirán para las licitaciones del segundo tramo de la Autovía del IV Centenario y del tercer tramo de la Autovía de La Sagra, que se quedaron sin adjudicar porque no se presentó ninguna oferta para construirlas.

El Ejecutivo ha sustituido el modelo de concesión pública, el conocido como «peaje en sombra» por el que los constructores financian la construcción y el mantenimiento de la autovía y cobran a la Administración por cada vehículo que pase por ella y por cada kilómetro que recorra, por un contrato de obras a través de dos sociedades gestoras dependientes de la Sociedad de Carreteras.

Nueva fórmula

Los tramos habían sido licitados en junio de 2009, pero se ha decidido adoptar una nueva fórmula de contratación ante la falta de concurrencia de ofertas, motivada -según el Ejecutivo- «por la actual situación económica que provoca mayor reticencia en la asunción de riesgos por parte de los concesionarios y entidades financieras».

La previsión de la Junta es que estos dos tramos puedan ser nuevamente licitados en enero de 2010, de forma que «se agilice la ejecución sin retrasos de las dos autovías».

El tercer tramo de la Autovía de La Sagra tiene una longitud de 21 kilómetros y cerrará esta autovía en su conjunto conectando con la autovía del Estado A-4, con una inversión prevista es de 91 millones de euros.

Autovía del IV Centenario

Por su parte, el segundo tramo de la Autovía del IV Centenario une Moral de Calatrava y Valdepeñas a través de 28 kilómetros.

En total, esta autovía supondrá en su totalidad una inversión de 530 millones de euros para la construcción de 151 kilómetros entre Ciudad Real y la Autovía Linares-Albacete a la altura de Alcaraz, recorriendo a su paso las comarcas de Campo de Calatrava y Campo de Montiel.