José Francisco Rivas Cid, alcalde de talavera: «Talavera ha encajado como gran ciudad en Castilla-La Mancha y en España»

Las encuestas le auguran un triunfo aplastante, aunque «no doy nada por ganado, pero tampoco por perdido». Quiere transmitir al electorado que Talavera, en cuatro años, ha encajado como gran ciudad en Castilla La Mancha y en España

TEXTO: GUSTAVO A. MUÑOZ FOTO: A. MIRANDA
Actualizado:

-Ya ha dicho usted que no da un voto por perdido, pero las encuestas le atribuyen un triunfo a gran distancia del PP, lo que es una buena expectativa.

-No doy nada por ganado ni nada por perdido. Son un indicativo que en mi caso me obliga a seguir empeñado en una actitud de entrega apasionada a mis responsabilidades, tanto en el gobierno como en la campaña. Saber que hay sintonía con la gente es motivo de satisfacción, confianza e ilusión, que la entiendo en una doble dirección: tanto mía y de la candidatura hacia la ciudadanía como de la ciudadanía hacia nosotros. Juntos vamos haciendo ciudad, gran ciudad, que es sobre el que seguimos apostando con toda la fuerza. Y ahora, con los datos de las encuestas, hace que ponga más entusiasmo y más intensidad en seguir con las oídos y los ojos en la calle.

-Durante esta campaña que ya concluye, ¿qué quiere transmitir a los talaveranos?

-En primer lugar que Talavera es una gran ciudad que se ha fortalecido en el liderazgo comarcal, que ha encajado como gran ciudad en Castilla La Mancha, y que también ha encajado como gran ciudad en España. A esto ha contribuido de forma notable la normalidad en la vida política, lo que tengo que agradecer a todos los concejales de estos cuatro años porque hemos sabido discutir y discrepar, pero con un grado razonable de convivencia y de relación que se ha mantenido hasta el último momento. También se ha mantenido un clima social sosegado, de confianza, de optimismo en la gente. Se ha dialogado con todos, tanto ciudadanos como instituciones, porque nunca he tenido en cuenta el partido al que pertenecen, sino las posibilidades de ayudar a Talavera que tienen. Nos ha ido bien con el Gobierno regional y nos ha ido bien con el Gobierno de España. Ya no somos noticia por la discrepancia y la descalificación, sino por importantísimos proyectos, y esto es fruto de saber entonar nuestro argumento que está basado en la fuerza que tiene Talavera.

-De las propuestas que hace en su programa, ¿cuáles destaca?

-Yo lo resumiría en algo que vengo diciendo hace algunos años: Talavera es una gran ciudad para visitar, para vivir y para invertir. En 2002 llegaron a Talavera en torno a 200.000 turistas, lo que quiere decir que somos una ciudad apetecible, que también tiene cosas que podemos enseñar. Son cosas que la historia nos ha dado o que Talavera ha conseguido y que se han revalorizado ahora para convertirlas en un buen recurso para ser visitado y que sirve como foco de mayor empleabilidad. El turismo en una ciudad de interior como es esta, da muy buenos resultados económicos y de empleo. Talavera es una magnífica ciudad para vivir que ofrece un buen panorama educativo, sanitario, cultural, en infraestructura deportiva, es decir, ofrece una vida saludable, por lo que creemos imprescindible hablar de ciudad saludable en la que el protagonismo sea de su gente. El Plan de Ordenación Municipal va a permitir que haya más viviendas y que los precios sean más razonables. Al mismo tiempo hay que seguir incorporando políticas de vivienda. Nosotros hemos cedido suelo para que se construya un primer paquete de cien viviendas para jóvenes en alquiler o venta, pero si seguimos obteniendo la confianza ciudadana, en estos próximos años tiene que haber más de 500 viviendas para este colectivo. Además de todo esto, vamos a incorporar otros atractivos para hacer más agradable la vida, como en lo relacionado con la oferta comercial, con El Corte Inglés o la gran superficie comercial y de ocio que se va a inaugurar probablemente este verano. Además hay a la vista la construcción de un campo de golf, un pabellón de hielo, etcétera.

-Dice usted que Talavera es también un buen lugar para invertir.

-Efectivamente, Talavera es una ciudad para invertir, cosa que hay que agradecer en primer lugar a los empresarios locales, que apuestan diariamente porque Talavera sea más rica y tenga más empleo. Debemos seguir creando las mejores condiciones para ellos y para los que puedan venir de fuera. Suelo mejor equipado y con ayudas públicas que hacen los precios del metro cuadrado muy competitivos, lo que se añade a la situación geográfica de la ciudad con buenas comunicaciones que siguen mejorando, como por ejemplo, con el tren de alta velocidad. Facilitar en suma la actividad empresarial dando la posibilidad de que nuestros productos salgan fuera. En este sentido hemos dado un paso decisivo con la marca de calidad de la cerámica, y está en marcha la de confección, de la carne y del Mercado de Ganado. Hablar de Talavera tiene que ser referente de gran ciudad y de ciudad de calidad en lo que hace y en lo que vende.

-Ha hablado de El Corte Inglés. ¿Para cuándo esta esperada realización y la estación de autobuses?

-El Corte Inglés quiere abrir sus puertas en las navidades del año 2004. Es un proyecto en marcha, la dirección está ilusionada, saben las muchas ventajas de la ciudad que acabo de decir, y es un proyecto que va a convertir el centro de la ciudad en un área de extraordinarias posibilidades tanto para el propio Corte Inglés como para todo el comercio que hay a su alrededor, porque además se van a recuperar todos los espacios urbanos próximos.

-¿Qué es lo mejor y lo peor que le ha pasado en esta legislatura que ahora concluye?

-Yo creo que lo mejor es acostarte cada noche con la conciencia muy tranquila porque has echado el resto y has sudado la camiseta y, por lo tanto, que te has ganado dignamente el sueldo que me pagan todos los talaveranos. En política nunca he entendido que las cosas que puedan ir bien sean para el reconocimiento público, no, es para la satisfacción íntima, privada y en soledad cuando piensas que la cosa ha ido razonablemente bien. También cuando no llegas te das cuenta de que hay gente que no cubre sus necesidades básicas o que la hay que está bien y quiere estar mejor legítimamente. Lo que tiene de bueno la política local es que sientes la respiración en el cogote y debes estar pendiente de las necesidades generales. Siempre es deseable ir a mejor, sobre todo para aquellos que más lo necesitan.

-¿Qué se le hubiese gustado tener de los proyectos aún no concluidos?

-Hay un proyecto que ojalá se hubiese terminado, no por el corte de la cinta: yo creo que la mejor inauguración es que la gente utilice las cosas, las gaste. Me refiero al pabellón ferial, en el que pasamos de 6.000 metros cuadrados a 30.000, y esta inversión por valor de 4.000 millones de pesetas de dinero público es para ponerla a disposición del empresariado de aquí y de quien quiera venir a exponer sus productos. ¿Que hay cosas que se quedan en el camino? Claro, de ahí que se diga que cuatro años no dan para hacer grandes proyectos que puedan encajar y cuajar.

-¿El tráfico podría ser una de sus asignaturas pendientes?

-Es cierto que Talavera tiene horas punta de intensa circulación de vehículos. Si el tráfico fuese igual que a las doce de la noche, Talavera sería una ciudad muerta. Talavera es una ciudad muy viva y por lo tanto no escapa a los fenómenos de las poblaciones de esta entidad. Es evidente que hay que ampliar los estacionamientos públicos, se va a mejorar la red viaria con el nuevo plan urbanístico y va a ser una mejora muy importante la variante suroeste que sacará 12.000 vehículos de la ciudad que habitualmente utilizan la Nacional-502 a su paso por Talavera. También hay que insistir en la utilización del transporte público para recuperar la calle para todos, y eso exige que cada uno aportemos un poquito de nuestra parte.

-En la hipótesis de que las encuestas tengan toda la razón y usted supere el número de votos de sus antecesores en la alcaldía, ¿no teme que el éxito se le pueda subir a la cabeza como le ocurrió a algún alcalde precedente?

-Se dice que en ocasiones la política entontece a las personas. Yo llevo con orgullo mi origen humilde, de familia que ha trabajado mucho. La herencia que yo he recibido es el respeto a la gente y el amor por el trabajo. De haber entontecido se podría haber manifestado ya cuando la primera vez que me presenté a la alcaldía obtuve una mayoría absoluta de 14 concejales. Ahora no estoy en ese detalle, pero sea como sea seré uno más entre iguales y buscando siempre lo mejor para Talavera, que la llevo en el corazón y en la cabeza. En el corazón porque si los ciudadanos te eligen por mayoría como alcalde de tu ciudad eso es algo que enorgullece, y en la cabeza porque tenemos un proyecto de ciudad que encaja con sus tradiciones y con las nuevas aspiraciones de población moderna, del siglo XXI. Por lo tanto, el proyecto en la cabeza y la pasión en el corazón.

-Un mensaje final.

-Solamente decir que el mérito es de todos. Que se esté donde se esté y se tenga la edad que se tenga, la ciudad la hacen importante sus gentes. El mérito de lo que Talavera es y será es de su gente. La ciudad es un conjunto de personas y cosas, pero no habrá cosas si no hay gente que trabaje. En eso esta ciudad da ejemplo de gente emprendedora, con garra y que lucha.