En la imagen del pasado mes de mayo, el arzobispo Braulio Rodríguez durante un encuentro que celebró con más de medio centenar de venezolanos que viven en Toledo para mostrarles el apoyo y el consuelo de la Iglesia
En la imagen del pasado mes de mayo, el arzobispo Braulio Rodríguez durante un encuentro que celebró con más de medio centenar de venezolanos que viven en Toledo para mostrarles el apoyo y el consuelo de la Iglesia

Incertidumbre, pero también esperanza entre venezolanos que viven en Castilla-La Mancha

En la región residen 2.075, que son mil más que en 2016 y una cifra muy superior a los apenas 120 que vivían en la comunidad autónoma en el año 2000

TOLEDOActualizado:

Incertidumbre pero, sobre todo, esperanza es un sentimiento general en muchos venezolanos que residen en Castilla-La Mancha, que ven como «una oportunidad» el reconocimiento internacional a Juan Guaidó y también esperan que la cúpula militar ayude al pueblo porque «Venezuela necesita ayuda humanitaria».

El último padrón del Instituto Nacional de Estadística (INE) refleja que en Castilla-La Mancha residen 2.075 venezolanos, que son mil más que en 2016 (1.076) y una cifra muy superior a los apenas 120 que vivían en la comunidad autónoma en el año 2000.

Yusmiri Moreno llegó a Toledo hace ocho meses con su hija, de 5 años, debido a la situación de violencia en su país y a las presiones, que pasaron del ámbito laboral al personal: cuando intentaron secuestrar a la niña en el colegio tomó la decisión de salir del país. Y llegó a Castilla-La Mancha. En declaraciones a Efe, esta abogada de 36 años que ha dejado a gran parte de su familia en Venezuela (madre, abuela, tíos y primos) ha asegurado que está viviendo lo que sucede «con mucha incertidumbre» e incluso «con miedo», pero también «con mucha fe y esperanza» porque, en su opinión, «ahora sí vamos a salir» debido al apoyo internacional de reconocimiento al presidente de la Asamblea Nacional venezolana, Juan Guaidó. Ha explicado que confía en que los militares «se pongan del lado del pueblo» porque «Venezuela necesita ayuda humanitaria» y es un país que, pese a la violencia que sufre, no está preparado para un «enfrentamiento» porque nunca ha participado en guerras ni en confrontaciones con otros países.

Asimismo, ha defendido que Guaidó tiene un equipo «bien preparado» que sabe lo que tiene que hacer sin «romper el hilo constitucional», y ha agregado que es precisamente el respaldo internacional que ha recibido lo que la hace creer «que sí vamos a salir esta vez», porque ya no basta con decir que es un «asunto interno» de Venezuela.

También ha confiado en que la riqueza de Venezuela puede ayudar a la reconstrucción económica del país, pero afirma que «lo más difícil» será superar la «crisis social» de los últimos años.

Con su familia habla con dificultades, porque a veces fallan las conexiones, pero sabe que su madre y su abuela (de 95 años) están bien; se han trasladado a una zona rural, más «segura» y están a la espera de lo que puede suceder. Con la perspectiva de poder regresar a Venezuela, Yusmiri Moreno ha agregado que cuando se convoquen elecciones «vamos a ver cómo podemos participar todos los venezolanos», aunque ahora «lo más importante» es que Venezuela reciba ayuda. «No pierdo la esperanza de volver a mi país», ha recalcado.

Los venezolanos se reúnen de forma periódica, para hablar de la situación en su país y también de sus familiares, entre ellos Fabiola D'agostino, que reside en Castilla-La Mancha desde hace dos años, cuando salió del país junto a su esposo y sus tres hijos porque en Venezuela no podían tratar los problemas de salud de su marido y por la inseguridad (robos e intento de secuestro) en Venezuela.

Ha hablado con Efe del «carrusel de emociones» que está viviendo en los últimos días, en el que se mezclan el «temor» de que Nicolás Maduro no ceda y haya un enfrentamiento, y la «esperanza» porque «después de veinte años, al fin se está viendo una luz» y al menos hay «la posibilidad de un cambio» aunque no sea «de la noche a la mañana». Esta mujer de 45 años ha afirmado que la sensación generalizada entre sus paisanos es la «esperanza» ante la posibilidad de un cambio por el «apoyo internacional que antes no había».

España ha sido uno de los 19 países de la Unión Europea que ha firmado una declaración conjunta de apoyo y reconocimiento a Guaidó como presidente encargado de Venezuela con el objetivo de convocar elecciones presidenciales «libres, justas y democráticas»

En la provincia de Toledo residen 1.034 venezolanos; en Guadalajara, 502; en Ciudad Real, 267; en Albacete, 181, y en Cuenca 91, según los datos del INE.