Un incendio arrasa un taller de motos de Huecas y afecta a seis naves colindantes

TEXTO Y FOTOS:JOSÉ REYES CALEROTORRIJOS. Sobre las tres de la madrugada de ayer, un incendio se originó en el interior de una nave en el polígono industrial «Mariola» de Huecas, propagándose las

Actualizado:

TEXTO Y FOTOS:

JOSÉ REYES CALERO

TORRIJOS. Sobre las tres de la madrugada de ayer, un incendio se originó en el interior de una nave en el polígono industrial «Mariola» de Huecas, propagándose las llamas a seis a naves colindantes de las catorce naves que conforman la manzana de edificaciones situada en la calle Goya.

El fuego fue descubierto por el sistema de alarmas de la nave incendiada, que está conectada a un servicio de vigilancia, lo que propició el aviso a los bomberos del parque comarcal de Santa Olalla. También intervinieron los hombres del parque de Toledo y un servicio de motobomba del Ayuntamiento de Fuensalida.

El inmueble donde se originó el fuego era un taller mecánico de motos. Pero todo lo que había en su interior quedó carbonizado, como sucedió con varias decenas de motos, entre nuevas y usadas, además de algunos quads, según el propietario del taller, Carlos Fernández, que no encontraba una explicación al suceso.

La rápida intervención de los bomberos impidió que las llamas destruyeranlas seis naves colindantes, que albergan otro taller de motos, un concesionario de coches y un almacén de atrezzo teatral. Pero lo que más preocupó en esos momentos, por el peligro a una deflagración, fue una nave que almacenaba bidones y garrafas con disolventes, que rápidamente fueron sacados al exterior. Los daños en estas naves se concentraron en las techumbres y en la rotura de los cristales de las ventanas.

Causas sin esclarecer

Carlos Fernández, que abrió su taller en octubre, repetía que deberá comenzar de cero con su negocio, «ahora que estaba en pleno apogeo».

La Guardia Civil se ha hecho cargo de las investigaciones. Ayer se desconocían las causas que motivaron el incendio, mientras que los empresarios de la calle Goya señalaban que el siniestro «resultó raro». Carlos Fernández no cree que se haya debido a un cortocircuito, ya que la instalación es nueva, de septiembre pasado.

El dueño espera que las secuencias de fotos que ha acumulado el dispositivo de la alarma pueda dar, quizá, alguna respuesta a este «misterioso asunto».