Huecas: El acusado de apropiarse de dinero municipal dice que hubo errores contables

El inculpado no precisó por qué y cómo había llegado el dinero durante esos años a su cuenta corriente de Caja Madrid en lugar de ir a la municipal en Caja Rural

Actualizado:

EFE

TOLEDO. Carlos Cabrera Cuaresma, de 43 años, acusado de apropiarse de casi 50.000 euros del Ayuntamiento de Huecas entre 1996 y 2001 cuando era secretario-interventor del municipio, afirmó ayer que el dinero llegó a su cuenta por «errores contables, trabajos convenidos con el alcalde y atrasos por complemento de productividad».

Durante la primera sesión de la vista oral que se sigue con jurado popular contra Cabrera Cuaresma, el inculpado negó haberse apoderado ilícitamente de ese dinero, aunque en su declaración se contradijo y no supo dar explicaciones precisas de por qué y como había llegado ese dinero durante esos años a su cuenta corriente de Caja Madrid en lugar de ir a la municipal en Caja Rural.

Cabrera Cuaresma, diplomado en Derecho, está acusado por el fiscal y el Ayuntamiento de Huecas, población de unos 600 habitantes, de los presuntos delitos continuados de malversación de caudales públicos y falsificación de documentos mercantiles (cheques) y piden ocho años de prisión y 20 de inhabilitación absoluta.

Las acusaciones sostienen que el inculpado, que manejaba la contabilidad municipal, fue desviando a su cuenta todos esos años distintas cantidades de dinero procedentes de pagos a proveedores, licencias de obras y cuotas a la Seguridad Social de las nóminas, para lo que alteraba la contabilidad municipal y los cheques, en los que cambiaba el nombre del beneficiario por el suyo y aumentaba, considerablemente, las cantidades.

Atrasos muy bien cobrados

El acusado, que actualmente ejerce como secretario en el Ayuntamiento de Guadalupe (Cáceres) explicó que el Tribunal Superior de Justicia de Castilla-La Mancha le reconoció el derecho a dicho complemento en una sentencia de 1995 en una cantidad que la dirección general de Administración Local de la Junta de Comunidades cifró entre 2,4 y 2,8 millones de las antiguas pesetas (entre 14.000 y 16.800 euros), según dijo el acusado. Sin embargo, el fiscal y el Ayuntamiento de Huecas sostienen que los atrasos por complemento de productividad ya los cobró tras la sentencia citada y subrayaron que, en todo caso, esa supuesta deuda ya la había saldado, en exceso, con los ingresos irregulares que hizo en su cuenta en los años 1996 y 1997.

El fiscal también le pidió explicaciones de los 19 cheques que en 1998 cobró por un importe global superior a los 3,5 millones de pesetas, unos 21.000 euros, cantidad que el Tribunal de Cuentas le obligó a devolver en una sentencia tras la inspección que ordenó hacer en el Ayuntamiento y que ahora el acusado está pagando, dijo el propio Cabrera Cuaresma.

El acusado negó de forma insistente que actuara sin conocimiento del alcalde, sino que siempre éste y el concejal tesorero firmaban los talones y que había un control exhaustivo de las cuentas. Cuando se le preguntó cuales eran los trabajos convenidos con el alcalde y que le eran pagados fuera de nómina, el acusado dijo que «tenía muchas labores» y que como era el único funcionario de Huecas también se dedicaba a atender al público, hacer fotocopias y otras tareas administrativas.

El secretario siguió desviando dinero a su cuenta hasta el 2001, según las acusaciones, pero, en los últimos dos años en menores cantidades tras la llegada, en julio de 1999 de una nueva corporación, presidida por Julio Sánchez Ramos, actual alcalde.

El acusado fue denunciado por la nueva corporación en el juzgado de Torrijos, tras lo cual fue suspendido de sus funciones de forma cautelar en 2001 y en 2004 en un concurso de traslado fue destinado al municipio de Guadalupe, donde presta servicio actualmente.