El hombre que se suicidó y mató a su ex esposa tenía permiso de armas

María García, de 61 años, será enterrada hoy, mientras que el autor de su muerte, Florencio Díaz, de 63, recibió sepultura ayer por la tarde

ABC/
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

TOLEDO. La delegada del Gobierno en Castilla-La Mancha, María del Carmen Valmorisco, aseguró ayer que el hombre que el pasado domingo se quitó la vida después de matar a su mujer con una escopeta de caza en Aldeanueva de Barbarroya, Florencio Díaz Vega, de 63 años, es probable que tuviera permiso de armas, si no tenía antecedentes de maltrato.

«Cuando hay antecedentes de maltrato, los informes de la Guardia Civil y desde la Delegación son en contra de que se dé el permiso de armas a aquel que se le han retirado por este motivo» subrayó Valmorisco.

La delegada afirmó que toda sociedad tiene que estar en contra de estas situaciones y no permitir ni la más mínima cesión, y «por eso yo siempre que hablo de los maltratadores hablo de los culpables de una situación que las mujeres y los hombres de este país no podemos seguir soportando».

María García, de 61 años, asesinada su ex marido en Aldeanueva será enterrada hoy en este municipio, mientras que el autor de su muerte, que se suicidó tras el crimen,recibió sepultura ayer por la tarde en la misma localidad.

El funeral por Florencio Díaz, se ofició a primera hora de la tarde en la iglesia de Aldeanueva de Barbarroya y el entierro de su ex esposa tendrá lugar hoy, a las doce de mediodía.

Como informó ayer ABC, Florencio Díaz mató en la tarde del domingo a su ex mujer, de la que llevaba varios años separado, con una escopeta cuando ésta iba en su vehículo en compañía de su hija y una hermana de la fallecida.

A continuación, Florencio Díaz se quitó la vida pegándose un tiro en el porche de la casa en la que su ex mujer pasaba los fines de semana que se desplazaba a Aldeanueva de Barbarroya desde Madrid, donde residía.

El alcalde de Aldeanueva de Barbarroya, José Bodas, lamentó este suceso, lo tachó de «incomprensible e inexplicable» y recalcó que «nadie en el pueblo podía esperar una cosa así».

El propio alcalde, que vive a 50 metros de la casa de la fallecida, cogió una sábana de su domicilio al conocer la noticia y cubrió con ella el cadáver de Florencio Díaz, que estaba tendido sobre las escaleras del porche.

José Bodas explicó que «de la relación entre ellos no sabemos nada», pues ella residía en Madrid y, de vez en cuando, iba a Aldenueva de Barbarroya, mientras que él vivía en el cercano municipio de Alcaudete de la Jara, aunque acudía a Aldeanueva con asiduidad.

Condena de IU

Por otro lado, Izquierda Unida de Toledo mostró ayer su «absoluta condena y repulsa» ante los asesinatos a dos mujeres, una de ellas en Aldeanueva de Barbarroya. IU recuerda que el terrorismo que sigue segando la vida de las mujeres ha llegado a la provincia, con el asesinato de una vecina de Aldeanueva de Barbarroya a manos de su ex marido, «lo que pone de manifiesto la vulnerabilidad a la que se enfrentan las mujeres aún hoy en día».