EL GUIONISTA MANCHEGO

J. H. PONOS
Actualizado:

Pedro Almodóvar ha logrado su segundo sueño cinematográfico. Esta vez conquista la meca de Hollywood en el apartado de guión original, y se lleva el óscar reluciente que le proclama como el más grande en la especialidad del pasado año. Todos los óscars son difíciles de conseguir, pero el guión significa el armazón literario de la película, y para que una obra del Séptimo Arte destaque, por supuesto que debe de contar con una historia que atraiga, impacte y cautive la inteligencia del espectador para que sobresalga.

Por los pasillos y los despachos de los principales estudios todos piden un guión que tenga calidad y alma, porque la perfección técnica es más fácil alcanzarla con los excelentes profesionales que tiene la industria. Pero sin la trama argumental, el diálogo armónico y entrañable y el ritmo de la prosa que cautiva, poco se puede hacer, a lo más una peli del montón que enseguida se olvida.

Por todo ello, el Almodóvar de La Mancha se trae para España la estatuilla de la creación, el baño de oro en la excelencia de la humanidad de los personajes, el hilo conductor que da vida a los sueños y los hace inmortales por medio de la pantalla de las ilusiones. Conquista un lugar bajo el sol donde se mueven los mejores autores, y transforma el guión fílmico en un obra para permanecer en las bibliotecas codeándose con los santones literarios. Aseguran las gentes de Hollywood que un buen guión no tiene precio, que vale lo que se pida porque en él se encuentra el principio y final de un óscar.

Después, el director levantará historia con su «modus operandi», contando con los actores que se adapten al presupuesto dentro de su contrastada categoría, pero todo ya es más fácil porque los papeles están escritos y el personal que forma parte de la película tan sólo tiene que adaptarse al verbo impreso para convertirlo en escenas cargadas de la magia cinematográfica. El óscar por un guión original destaca sobre otros de la noche de los Óscar, quizás porque el autor es premiado por elevar la inspiración creativa a lo más alto y haber significado el pensamiento feliz para que la literatura se coloque tras las cámaras. Con el óscar al mejor guión original, Pedro Almodóvar ha conseguido el éxito en una película que, además, se encuentra también dirigida por por este manchego que ya se mueve entra las nubes.