La Guardia Civil desmantela una banda de ladrones con una espectacular detención en el barrio de Covachuelas

TOLEDO. Manuel Moreno
Actualizado:

Con la espectacular detención, el pasado martes en la capital regional, de un tercer sospechoso, la Guardia Civil de Toledo ha desmantelado completamente una banda de atracadores que había robado en entidades bancarias de Totanés, Daimiel (Ciudad Real) y Talavera.

Según ha sabido ABC, el arresto del tercer miembro en discordia de la cuadrilla de ladrones se llevó a cabo en el toledano barrio de Las Covachuelas, en el Casco Histórico de la ciudad, a primera hora de la tarde del martes.

Entre seis y nueve agentes de la Policía Judicial de Toledo, que estaban apostados en las inmediaciones, cerraron el paso con sus vehículos camuflados al individuo M. A. C. S., de 22 años. La rápida acción de los agentes, pistola en mano, se produjo cuando el sospechoso había salido de una vivienda y se encontraba dentro de un coche, acompañado de otras personas.

Este sujeto formaba parte de una banda de tres atracadores, a quienes se les imputan tres robos con violencia e intimidación. El primero lo cometieron el 7 de septiembre de 2001 en la sucursal de la Caja Rural de Totanés. Un trío de delincuentes, disfrazados con monos de trabajo y gorras, entró armado con una pistola y una porra eléctrica. Se apoderaron de 10.217,21 euros (1,7 millones de pesetas), después de atar a los empleados.

Siete días después, en una entidad bancaria de Daimiel, los mismos individuos disfrazados con monos de trabajo perpetraron otro robo. Como había coincidencias en la forma de ejecutar sendos delitos, los investigadores se desplazaron a la localidad ciudadrealeña y los empleados de la entidad financiera confirmaron, en un reconocimiento fotográfico, que se trataban de los mismos ladrones, identificados poco tiempo después.

Dos de los tres atracadores «cayeron» tras cometer un robo en la oficina principal de la Caja Rural en Talavera, situada en la calle Tercios del Alcázar. Llevaban una pistola simulada y una navaja, con las que consiguieron apoderarse de 3.606 euros (600.000 pesetas). Pocos metros después de salir de corriendo de la sucursal, una pareja de paisano de la Guardia Civil y agentes de la Policía Local, ayudados por algunos empleados, consiguieron reducir a dos ladrones, M. A. R, de 44 años, y P. D. M., de 29, ambos con antecedentes por robos, igual que su compinche huído.

La Guardia Civil ha necesitado de varios meses para detener al otro elemento de la banda, todos ellos vecinos de Toledo, ya que M. A. C. S. estuvo fuera de la ciudad durante mucho tiempo.

INTENTO DE HOMICIDIO EN TORRIJOS

Por otro lado, y en relación a la información que ABC publicó ayer sobre el rapto e intento de homicidio de un vecino de Hormigos en Torrijos, hay que aclarar que la detención de los presuntos autores, una pareja de quincalleros, se produjo el 28 de enero en Albacete, y no el día 18 como se difundió por error. La víctima es un gitano, y el principal móvil, un asunto de celos, entre otros motivos.