El Greco «vuelve a casa» y se instala en el soberbio edificio de Santa Fe

El Greco «vuelve a casa» y se instala en el soberbio edificio de Santa Fe

Actualizado:

VALLE SÁNCHEZ

TOLEDO. Ayer fue otro día grande para la ciudad, como el viernes cuando se abrió el Paseo del Miradero. El Greco volvía a su casa, a Toledo, tras su paso por Sevilla, Valencia, y Zaragoza, y lo hacía, además, abriendo las puertas de un edificio que llevaba 36 años cerrado al público. Algunos toledanos descubrieron por primera vez este convento que hasta 1973 acogió el colegio de las Ursulinas de Toledo y en donde se educaron generaciones de toledanas. Desde entonces, salvo en alguna y contada excepción y sólo en la iglesia, se ha podido entrar.

Y, ahora, gracias a El Greco, que volverá a su Casa cuando finalicen las obras en 2010, la ciudad recupera otro espacio cultural de gran importancia. Fue el ministro de Cultura, César Antonio Molina, en una visita casi relámpago a Toledo, quien inauguró la exposición «El Greco. Toledo 1900», acompañado del presidente de Castilla-La Mancha, José María Barreda, y el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page.

La muestra pretende realizar un estudio del pintor en su contexto histórico, así como una lectura del espacio y del tiempo en el que se produce su redescubrimiento y ha sido organizada por el Gobierno de Castilla-La Mancha, a través de la Sociedad Don Quijote de Conmemoraciones Culturales y la Fundación Cultura y Deporte; y el Ministerio de Cultura a través de la Dirección General de Bellas Artes y Bienes Culturales; y la Sociedad Estatal de conmemoraciones Culturales (SECC).

La visita a esta exposición es obligada. Por un lado, la grandeza del Greco, que sobrecoge, como siempre, y, en especial, por el cuidado con que se ha montado la exposición, con la calidad de su cartelería y su tenue iluminación, pero, además, está el encanto de conocer Santa Fe.

Y es que las obras de este edificio que comenzaron en 1998, -de cuya rehabilitación se ocupó el arquitecto Alberto Ballarin-, se terminaron en 2004. Y, en estos últimos cinco años, ha estado cerrado, a la espera de la anunciada ampliación del Museo de Santa Cruz. De hecho, se han tenido que realizar unas obras de acondicionamiento para acoger la exposición.

Por eso, son muchas las preguntas que ayer quedaron sin respuesta. ¿Seguirá abierto el convento de Santa Fe tras el 12 de julio? ¿Por qué se ha retrasado tanto su inauguración? ¿Cómo se va a producir la ampliación del Museo de Santa Cruz? ¿Dónde irán los grecos cuando termine la exposición?. Lo único cierto es que el Greco volverá a su casa cuando terminen las obras. Y que el Santa Fe pasará a formará parte algún día de la ampliación del Santa Cruz.

Mientras tanto los toledanos y visitantes podrán ver de forma gratuita hasta el 12 de julio la obra de El Greco en este edificio, en el que cuentan las crónicas que nació Alfonso X el Sabio en 1221, A partir de principios del siglo XX, y en particular desde 1908, se sometió a una profunda revisión la obra de Doménikos Theotokópoulos. Tras la muerte del pintor en 1614, la obra de El Greco fue reducida a una especie de anécdota algo deforme en la historia del arte. Sin embargo, tras el estudio del profesor de la Institución Libre de Enseñanza Bartolomé Cossío, la figura del artista nacido en Grecia, pero vinculado siempre de manera muy estrecha a España, fue avalada por la modernidad.

En la exposición se muestran más de una treintena de lienzos y una colección fotográfica dedicada al pintor, en su mayor parte inédita y datada en los primeros años del siglo XX perteneciente a los fondos que atesora la Fototeca del Instituto de Patrimonio Histórico del Ministerio de Cultura. Algunas de estas fotografías se convierten en auténticos documentos de la época al mostrar el estado de conservación en el que habían llegado las pinturas de El Greco a principios del XX,

La exposición es fruto de la colaboración de diferentes colecciones privadas y públicas entre las que se encuentran el propio Museo de El Greco; Museo de Santa Cruz; Gobierno de Castilla-La Mancha; Arzobispado de Toledo: colección Marañón; Museo Thyssen Bornemisza; The Hispanic Society of America; Instituto de Patrimonio Histórico Español-IPCE (Ministerio de Cultura) y el Museo de Bellas Artes de Sevilla. La comisaria de la exposición es Ana Carmen Lavín Berdonces, que ayer se encargó de enseñar la muestra al ministro y al presidente Barreda.