El Gobierno regional genera 135 empleos recuperando el patrimonio arqueológico

ABCTOLEDO. El Gobierno de Castilla-La Mancha ha generado 135 empleos recuperando el patrimonio arqueológico de la provincia de Toledo atesorado en los siete yacimientos en los que se trabajará gracias

Actualizado:

ABC

TOLEDO. El Gobierno de Castilla-La Mancha ha generado 135 empleos recuperando el patrimonio arqueológico de la provincia de Toledo atesorado en los siete yacimientos en los que se trabajará gracias a la campaña de excavaciones arqueológicas diseñada por la Consejería de Cultura para este año.

Un total de 16 arqueólogos, 6 restauradores y 113 peones de excavación son los que en los próximos meses trabajarán en los yacimientos toledanos de Carranque (Carranque); Vascos (Navalmoralejo); Entretorres (Talavera de la Reina); Cerro de la Mesa (Alcolea de Tajo); El Saucedo (Talavera la Nueva); Valle de las Higueras (Huecas); y Vega Baja (Toledo). La campaña se iniciará en torno al 1 de julio, si bien en Carranque ya se ha comenzado a trabajar, informó la Junta en nota de prensa.

Uno de estos yacimientos, que además es el parque arqueológico de la provincia de Toledo, es Carranque que esta semana fue visitado por el delegado de la Junta en Toledo, Fernando Mora, y el delegado provincial de Cultura, Jesús Nicolás, quienes conocieron de cerca los trabajos que se están realizando y compartieron unos momentos con los trabajadores y responsables de la excavación.

Doble vertiente

La doble vertiente de esta iniciativa, la recuperación de los vestigios de la historia y la creación de puestos de trabajo, fue uno de los aspectos resaltados por Mora y Nicolás, asegurando que la arqueología toledana contribuye a la creación de empleos y estos empleos permiten la recuperación y conservación del pasado de la provincia.

Fernando Mora resaltó la «importancia de la arqueología y el interés que el Gobierno de Castilla-La Mancha tiene en ir desentrañando los valores históricos que están enterrados y vinculados a la historia de nuestra provincia y de nuestra región».

En este sentido, el delegado de la Junta de Comunidades dijo que Castilla-La Mancha «tiene un compromiso con su historia y desentrañándola accedemos a la cultura de nuestros antepasados. Algo que enriquece la vida de los toledanos y de los castellano-manchegos hoy, porque, en definitiva, la cultura no es otra cosa que la vida de los pueblos y la libertad de los hombres».

Jesús Nicolás añadió que la campaña de excavaciones pretende «ir sacando de la tierra lo que ésta ha ido sepultando poco a poco, recuperando lo que ha sido nuestra historia, intereses y nuestra forma de vivir a lo largo de los siglos».

Una labor en la que se emplean a fondo todos los contratados en la campaña de excavaciones, cuyo trabajo quiso poner en valor el delegado de Cultura ya que «es en ocasiones bastante duro, teniendo en cuenta las condiciones en que se desarrolla. En verano y a pleno sol». Desbrozar terrenos, recuperar piezas, consolidar estructuras y documentar y catalogar lo encontrado son las tareas fundamentales que llevan a cabo estas 130 personas.

Carranque está situado al norte de la provincia de Toledo, junto al río Guadarrama y rodeado de cárcavas, tierras de secano, pinares y arroyos. Este complejo arqueológico está formado por tres edificios bajo imperiales de finales del s. IV d. C. (basílica, ninfeo y villa), barajándose la hipótesis de que el dueño del conjunto fuera Materno Cinegio, pariente y colaborador del emperador Teodosio I.

Vascos (Los Navalmorales) es una ciudad hispano-musulmana rodeada por una extensa muralla de irregular contorno en buen estado de conservación. Fuera del recinto amurallado existen restos de gran interés como los Baños de la Mora y dos cementerios. Fue construida hacia los siglos X-XI.

Los sectores de «Entretorres» y «El Charcón» de las murallas de Talavera de la Reina se encuentran ubicados en el sector occidental, ocupando una de las antiguas terrazas del ya desecado arroyo de la Portiña y su desembocadura al río Tajo. Se han documentado distintas estructuras y materiales arqueológicos correspondientes a un abanico histórico-cultural desde la antigüedad romana hasta la modernidad. El horizonte cultural más antiguo corresponde a los restos constructivos de pequeños muros de cronología bajoimperial-tardoantigua (siglos IV-VII d. C. ).

La Villa Romana de «El Saucedo» (Talavera La Nueva) está ubicada en la vega derecha del Tajo, a unos 5 kilómetros aguas debajo de Talavera de la Reina formó parte de un conjunto de propiedades más amplio que se extiende a lo largo de la vega del Tajo. Se han identificado tres fases de ocupación: 1 fase, segunda mitad del siglo I d. C. - último cuarto del s. II d. C. ; 2 fase, finales del s. III - comienzos del s. IV; y 3 fase, finales del s. V - s. VIII.

El yacimiento del Cerro de la Mesa (Alcolea de Tajo) se data, hasta el momento, en la Edad del Hierro, localizándose junto a un antiguo vado del río Tajo, actualmente junto al pantano de Azután.

El yacimiento del «Valle de las Higueras» presenta una ocupación prehistórica de gran interés conformada por unidades de necrópolis y unidades de habitación.