El Gobierno cifra en un millón los daños en infraestructuras municipales por las lluvias

EP, ABCTOLEDO. El Real Decreto aprobado recientemente por el Consejo de Ministros por el que se adoptan medidas urgentes para reparar los daños causados en mayo por las tormentas de lluvia, granizo y

Actualizado:

EP, ABC

TOLEDO. El Real Decreto aprobado recientemente por el Consejo de Ministros por el que se adoptan medidas urgentes para reparar los daños causados en mayo por las tormentas de lluvia, granizo y viento, que afectaron a Castilla-La Mancha y otras regiones, cifra en un millón de euros los daños en infraestructuras municipales en diversas localidades de Toledo ascienden a 14. 253. 532 euros, de los que el Gobierno financiará el 50 por ciento de las reparaciones o reposiciones.

Según la Memoria Económica del Real Decreto, basada en los datos facilitados por los servicios periféricos de la Administración General del Estado, los daños en estas infraestructuras alcanzarían el 1.079.862 en la provincia de Toledo.

No obstante, la Memoria recuerda que, en la cuantificación de daños, quedan por concretar algunos otros en infraestructuras de pueblos que fueron afectados significativamente por las inundaciones, como en el caso de Quero en Toledo, por lo que la cifra total sería más elevada.

En la provincia se estiman daños por valor de 22.120 euros en Ajofrín, 25.212 euros en Azután, 253.460 euros en Camuñas, 8.500 en Huerta de Valdecarábanos, 400.000 en Miguel Esteban, 44.000 en Mora, 100.000 en Orgaz, 100.570 en Quero y 126.000 euros en Turleque.

La Memoria Económica del Real Decreto también estima las pérdidas agrarias sufridas en Castilla-La Mancha en 96,9 millones de euros, y 229.257 hectáreas afectadas de cultivo. Según los datos de ENESA, el grado de aseguramiento en la zona afectada, en relación a los cultivos de cereales y leguminosas alcanzaría el 75 por ciento, aunque algunos agricultores que habitualmente aseguran su producción puede que no lo hubieran hecho.

En viñedo, el grado de aseguramiento se sitúa en torno al 35 por ciento de la producción, con una tendencia a la baja, como consecuencia «de la difícil situación que atraviesa el sector». Ya ha finalizado el periodo de contratación de seguros.

En cuanto al olivar y las hortalizas, el nivel de aseguramiento es tradicionalmente bajo, con un 10 por ciento y un 40 por ciento respectivamente.