El director del Museo de Santa Cruz, Fernando Luis Fontes, posa en el claustro del Museo
El director del Museo de Santa Cruz, Fernando Luis Fontes, posa en el claustro del Museo - Luna Revenga
ENTREVISTA

Fontes: «La inversión en personal que necesitaría el Museo supondría 300.000 euros anuales»

El nuevo director del Museo de Santa Cruz, Fernando Luis Fontes, tiene como retos, dotar al museo de una exposición permanente y de personal suficiente para cumplir con las funciones

ToledoActualizado:

Su abuelo, virólogo de profesión, le inculcó la pasión por la ciencia y la investigación, y le convenció de que se podía vivir de ello. Facultativo Conservador de Museos del Estado, Fernando Luis Fontes (47 años) es, desde hace poco más de un mes, el nuevo director del Museo de Santa Cruz, un cargo que asume como «el más importante de su carrera».

-¿Qué supone para usted ser el nuevo director del Museo de Santa Cruz?

-Es un honor y un orgullo asumir este puesto que, sin ninguna duda, es el más importante de mi carrera como profesional de museos. Es un puesto absolutamente magnífico y es una suerte que, en mi carrera como profesional, haya podido optar a dirigir una institución como ésta que, sin ninguna duda, es la más emblemática de Castilla-La Mancha en cuanto a museos y una de las instituciones museísticas más importantes de España.

-Asumió su cargo con el objetivo de «dar vida» a este espacio. ¿Cree que durante estos años se ha sabido sacar partido a un museo de estas características?

-Es una institución museística muy compleja, con muchos inmuebles, con muchos aportes de diferentes colecciones que hace que realmente sea muy complejo de unificar. Cuando dije que mi reto era «dar vida al museo», me refería a que el museo adolecía de una serie de características que comparten todos los museos, como es el hecho de tener una exposición permanente y actividades en torno a esa muestra permanente. Quiero que el museo esté integrado en la sociedad, que tenga actividad y que esa actividad fomente una interacción con el público y, por consiguiente, que realmente cumpla con las funciones por las que está legalmente comprometido con una institución museística. A día de hoy, no llega a cumplir con todas esas funciones porque todavía le faltan muchos elementos.

-¿Tiene la impresión de que durante todo este tiempo el Museo ha estado en el olvido?

-No se trata de un tema de abandono. Es una institución compleja desde su nacimiento y que ha recibido muchos aportes de colecciones, pero con unos espacios en los cuales ha habido que intervenir. Digamos que ha habido muchas necesidades previas antes de establecer una colección permanente y un museo propiamente dicho. Ese el reto al que nos hemos enfrentado tanto mis predecesores como yo, y digamos que mis antecesores han tenido claro qué es lo que faltaba en este museo y en algunos casos han estado cerca de plasmar esos proyectos, pero por diversas cuestiones de naturaleza política o diferentes coyunturas no se ha podido realizar ese proyecto.

-¿Qué ha fallado?

- Han fallado muchas cosas, pero principalmente ha habido varios problemas graves como es la falta de una exposición permanente sobre la que articular el museo. También ha habido problemas de organigrama de personal; disponemos de muy poco personal para cumplir con las funciones que nos encomienda tanto la ley estatal como la ley autonómica, y necesitamos una relación de puestos de trabajo coherente para responder a esas funciones. Unas funciones que incluyen la investigación, la conservación, la difusión de las colecciones, con departamento de didáctica y comunicación, y hacer actividades en torno a la colección. Y para hacer esas actividades, repito, necesitamos personal especializado y personal administrativo para poder gestionar una institución tan grande como ésta.

Fernando Luis Fontes durante la entrevista
Fernando Luis Fontes durante la entrevista - Luna Revenga

-¿Piensa tomar cartas en el asunto para evitar la reducción de personal?

¡Ojalá yo pudiera acabar con esta problemática!. Pero el problema de personal es un problema crónico de las administraciones debido a la crisis. Todos somos conscientes de la falta de personal, yo soy solo un elemento más en este engranaje y desde mi puesto lo único que puedo hacer es solicitar más personal, pero soy consciente de la dificultad de crear esas nuevas plazas. Creo que tanto el consejero de Educación, Cultura y Deportes, Ángel Felpeto, como el viceconsejero del ramo, Jesús Carrascosa, son plenamente conscientes de nuestra limitación de personal y estoy completamente seguro de que van a tomar cartas en el asunto y podremos lograr aumentar la plantilla. Pero no es una cuestión fácil, porque dotar de personal a las administraciones públicas es una de las inversiones más costosas.

-¿Qué presupuesto supondría?

-Para que se haga una idea, los trabajadores que necesitaríamos supondrían una inversión anual de unos 300.000 euros. Es un capítulo en el cual tenemos que trabajar mucho para conseguir ampliar el número de personal porque, si no tenemos más personal, no podemos abrir nuevos espacios que tenemos pendientes de apertura en Toledo.

Próximas aperturas

-¿Cuáles son esos espacios?

-Estos espacios son Taller del Moro, -pendiente de dos expedientes de intervención arquitectónica-; unos almacenes visitables que diseñó el anterior director, donde tenemos una magnífica colección de materiales islámicos, mudéjares, carpintería y cerámica y, por último, la parte inferior de Santa Fe. Este edificio no está abierto al cien por cien, ya que hay una zona con excavación arqueológica integrada, en parte musealizada, donde quedan pendientes algunas actuaciones de restauración.

-Habla del Taller del Moro como uno de esos espacios pendientes de apertura.¿Tienen ya fecha de apertura?

-Estamos pendientes de dos intervenciones mínimas arquitectónicas para rematar la obra civil, que incluiría el acondicionamiento del espacio para personas con movilidad reducida. Luego nos quedan dos asuntos pendientes: dotarlo de personal de vigilancia y personal de atención en taquilla, además de un pequeño proyecto de gráfica con paneles explicativos que permitan al público, tanto nacional como extranjero, comprender el edificio y su significado histórico e interpretar los elementos artísticos y arquitectónicos. Una vez que estuviera abierto, nos plantearíamos la musealización como la incorporación de piezas.

El Museo de Santa Cruz ha tenido como falta grave la ausencia de una exposición permanente El Museo debe aspirar a ser algo más que un mero atractivo turístico. Tiene que participar en la vida de la ciudad

-Comenta que uno de los principales problemas que ha habido en el Museo de Santa Cruz ha sido la ausencia de una exposición permanente.¿Qué obras hay para articular esa muestra?

-El Museo de Santa Cruz tiene una parte muy importante de fondos procedentes de la desamortización, además de importantísimos depósitos de la Iglesia, algunos de ellos tan espectaculares como La Inmaculada o Valle. También tenemos todos los materiales arqueólogicos, tanto como de las comisiones de monumentos de finales del XIX y principios del XX como de todos los materiales incorporados desde la transferencia de competencias en materia de arqueología de las comunidades autónomas a partir del año 1985, con la Ley de Patrimonio. Estamos hablando de yacimientos importantísimos como Pinedo, Melque, Carranque, Vega Baja, Ciudad de Vascos… Yo creo que el Museo de Santa Cruz, entre el periodo de la romanización y final del Renacimiento, tiene una de las mejores colecciones de España.

-Entonces la exposición permanente por la que usted apuesta englobaría ese periodo...

-La exposición permanente sería clave en ese periodo. Desde la Prehistoria hasta el final de la Edad Moderna. La muestra tiene que reflejar la arqueología de Toledo y su provincia y, por otro lado, las Bellas Artes, las Artes Decorativas y la importancia desde el punto de vista etnográfico.

-Toledo es una ciudad muyturística. ¿Cree que es necesaria una oferta museística común?

-Estaría a favor de una oferta turística coordinada, pero realmente es fundamental que haya una relación fluida entre los responsables de turismo y cultura, tanto a nivel local como autonómico. Esa coordinación es fundamental para sacar el máximo partido y poder ofrecer la máxima cantidad de proyectos turísticos. Nosotros somos conscientes de que somos elementos claves, pero no somos elementos singulares. Tambien es verdad que un museo como el Santa Cruz tiene que aspirar a ser algo más que una atracción turística. El turismo es muy importante para el museo, pero el museo tiene que participar de la vida de la ciudad y de la provincia, y tiene que llenarse con publico local, provincial y nacional. El Santa Cruz tiene que ser un museo para todos los toledanos, castellano-manchegos y españoles.

Objetivos a corto plazo

-¿Qué retos se plantea para el Museo de Santa Cruz?

Traer el museo al siglo XXI. Vengo del Museo Arqueológico Nacional, que en un muy pocos años ha hecho una reforma integral, tanto de obra civil como de exposición permanente, y vengo de un modelo de museo del siglo XXI en todos los sentidos: aplicación de nuevas tecnologías, actividades, programación... Mi reto es implantar esos modelos de trabajo al Museo de Santa Cruz. Quiero modernizar el museo y hacerlo más accesible, social y dinámico que se relacione con la sociedad de una manera mucho más fluida. Ese es el reto y para cumplir con esas funciones es necesario dotar a este museo de un organigrama, de una estructura interna, como de una exposición permanente que nos permita generar actividades en torno a esa exposición.

-Para alcanzar todos esos retos necesitará también un fuerte apoyo de las administraciones....

-¡Por supuesto! Yo soy solamente un elemento más en un engranaje complejo y necesito de la colaboración de todas las instituciones para sacar adelante este proyecto. No puede ser un proyecto unipersonal, sino que tiene que ser colectivo porque, entre todos, estoy seguro de que vamos a sacar adelante el Museo de Santa Cruz. Necesito apoyo del Estado, de la Administación autonomica, de la local, de la Iglesia e instituciones privadas. Sin ese conglomerado es prácticamente imposible sacar un proyecto como éste porque, repito, este proyecto tiene tanta entidad que un solo organismo no puede sacarlo adelante. Ahora lo importante es implicar a todos los poderes públicos en mi proyecto y convencerles de que voy a llevar al museo a un punto mucho mejor del que se encontraba.