Antonio Illán Illán - Crítica

Una «Ficción sonora» en el Festival de Teatro Clásico de Almagro

Un éxito artístico y de público en el primer año con Ignacio García al frente

Antonio Illán Illán
TOLEDOActualizado:

El Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro, en su 41 edición, ha llegado a su fin. Ha sido un éxito artístico y de público en el primer año con Ignacio García al frente. Y seguirá creciendo más centrado en los clásicos del Siglo de Oro. A las 9 de la noche del día 29 de julio tuvo lugar la clausura con unas palabras del alcalde, Daniel Reina Ureña, desde la balconada del ayuntamiento, en las que agradeció el trabajo bien hecho y alimentó la esperanza de seguir mejorando en el futuro.

El punto final de esta clausura, también desde la balconada de las Casas Consistoriales, frente a la Plaza Mayor, lo puso el estreno absoluto de la ficción sonora de CMMRadio «El lindo don Diego», una producción de Castilla-La Mancha Media, con el apoyo de la Fundación SGAE, que, tras su puesta en escena, podrá escucharse serializada a través de las ondas de la radio pública castellanomanchega.

ABC
ABC

La ficción sonora sobre la comedia de Agustín Moreto «El lindo don Diego» vino a ser algo intermedio entre el teatro leído y la representación propiamente dicha.

La obra del autor clásico del Siglo de Oro ha sido versionada por la dramaturga, directora y actriz, Valle Hidalgo, que también ha dirigido la puesta en escena y la radioficción. En ella han intervenido voces tan significativas del mundo del teatro, del doblaje y de los medios de comunicación, como las de Eloy Azorín, Eloy Arenas, Joaquín Notario, Mariano Mazzei, Pepa Pedroche, Ana Olivares, Carmen Villaverde, Jesús Olmedo y Emilio Gavira.

Por lo que respecta a la obra elegida para la ficción sonora, «El lindo don Diego», me parece adecuada para la ocasión, pues no por clásica debemos pensar que es una comedia antigua, puesto que trata temas de actualidad y pone de manifiesto valores muy necesarios hoy y, además, la versión de Valle Hidalgo ofreció la sonoridad de un verso muy comprensible y muy entendible.

«El lindo don Diego» es una comedia de las llamadas de carácter, en la que Moreto traza de manera caricaturesca, hasta hacer de ella una típica pieza de enredo o de figurón, la estampa de un petimetre pagado hasta el ridículo de su persona. En ella, que sigue los esquemas del barroco, aunque muestre poco interés por temas tan propios del género como los tradicionales del honor, sin embargo se manifiesta una suave ironía e ingeniosidad y un optimismo sencillo, de clase media, propio de una comedia de salón. Hay que señalar como muy significativo el humor, en el que las importantes ironías de Mosquito son graciosísimas, sin que don Diego se percate nunca de ellas.

Si bien, en la comedia de Moreto, don Diego y el gracioso Mosquito están tratados con una superioridad manifiesta sobre el resto de los personajes, Valle Hidalgo, en su versión, ha equilibrado la presencia de los demás personajes subordinados a la caricatura que representa don Diego, y, en especial, ha resaltado la existencia de mujeres con criterio propio, que luchan por su opinión y su libertad frente a las tiranías de los hombres que las rodean.

Valle Hidalgo ha dirigido con ponderación, dinamismo y buen tono un excelente elenco de actores, que, con los textos en la mano, más que leer, interpretaron con la voz las cadencias y el carácter de los personajes representados. Sin duda, y quizá intencionadamente, fueron sobresalientes las voces de los personajes femeninos, encarnados por Pepa Pedroche, Ana Olivares, Carmen Villaverde. Muy reconocibles, asimismo, fueron las del potente Jesús Olmedo, del mítico actor Joaquín Notario, del humorista y actor Eloy Arenas, que interpretó un Mosquito muy resultón y del narrador Emilio Gavira; más comedidos estuvieron Eloy Azorín y Mariano Mazzei.

Para que el resultado fuera excelente, en un espacio como la plaza de Almagro, era indispensable que la sonorización fuera perfecta y se evitara cualquier tipo de acoples. Y así fue.

La experiencia colaborativa entre la radio que dirige Ismael Barrios y el Festival ha sido un verdadero éxito que se puede repetir. La ficción sonora es otra forma de hacer circular la cultura: primero fue en la plaza, luego será en las ondas y después se podrá descargar en podcast, lo que hace posible la escucha en cualquier lugar en el que se disponga de un dispositivo móvil o por internet. El Festival Internacional de Teatro Clásico de Almagro ya es recuerdo, pero, al menos una parte de él seguirá por mucho tiempo en las ondas y en las redes.

ANTONIO ILLÁN ILLÁNANTONIO ILLÁN ILLÁN