CC.OO. exige medidas en la reducción de las plantillas de las empresas

Actualizado:

EP

TOLEDO. El secretario regional de CC.OO. en Castilla-La Mancha, José Luis Gil, dijo ayer que espera que se pueda parar la «sangría» de la pérdida de empleo y exigió al Gobierno y a los empresarios que tomen medidas a la hora de reducir las plantillas de la empresas.

«La crisis no se va a resolver con la reducción de las plantillas, sino con un cambio claro de política económica y un compromiso europeo con medidas claras, contundentes y coordinadas que paren, de una vez por todas, la sensación de crisis permanente», afirmó.

Asimismo, aseguró que desea que se cambie «de forma clara» el sistema productivo y el sistema económico, «lo que tiene un calado muy importante y relevante y por eso no es posible hacerlo ni en el país ni en Castilla-La Mancha, sino que hay que hacerlo coordinadamente a nivel europeo», argumentó. Gil manifestó que en España se está trabajando «muy activamente» para intentar cerrar un acuerdo con el Gobierno a fin de poner en marcha medidas de choque que favorezcan esta recuperación y frenen la destrucción de empleo. «Estamos en una fase final, esperemos que concluya bien, pero todavía no hay un acuerdo definitivo», añadió.

ERE en Tudor

De otro lado, aseguró que con la manifestación convocada por el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) de Tudor en Manzanares (Ciudad Real) y en Azuqueca de Henares (Guadalajara), los trabajadores «están haciendo lo que debemos hacer porque se nos ha hecho un planteamiento que no compartimos», agregó.

Asimismo, señaló que se debe plantear una salida a los problemas que tiene la empresa sin que las consecuencias las paguen los trabajadores, y por tanto «no vamos a aceptar ninguna medida traumática que suponga pérdida de empleo y pérdida de derechos», agregó.

En este sentido, afirmó que «debe ser posible» el acuerdo para modificar las condiciones del ERE ya planteado.

Preguntado por el anuncio del ministro de Trabajo e Inmigración, Celestino Corbacho, de que el Gobierno estudia congelar el sueldo de los funcionarios que ganen más de 30.000 euros, aseguró no conocer esa «ocurrencia» y esperó que no tenga «mucha fiabilidad».