Estreno mundial en Quintanar de una sinfonía sobre un poema de Hierro

ABC/
Actualizado:

TOLEDO. El Grupo de Cámara de la Orquesta Sinfónica La Mancha interpretará el próximo día 29 en Quintanar de la Orden un concierto de Semana Santa con el estreno mundial del poema sinfónico «El Paraíso Perdido», del compositor Pablo Bethencourt, sobre el poema «Madrigal» de José Hierro.

Esta pequeña sinfonía, cuyo estreno riguroso en versión de cámara estará dirigido por José Ramón Monreal Ortiz, con la intervención de la recitadora del Grupo Retablo, Mayte Domínguez, y la mezzosoprano Margarita Barreto, es una obra escrita por encargo de la Sinfónica La Mancha, que será interpretada en la iglesia parroquial Santiago Apóstol de esta localidad toledana.

El programa de este concierto de cámara, que dará comienzo a las nueve de la noche, se completa con «La oración del torero», de Joaquín Turina; «Soledad», de Zulema de la Cruz, y dos obras de Wolfgang Amadeo Mozart, como la «Serenata en Sol Mayor», Kegel 525, junto al «Divertimento en Re Mayor», Kegel 136.

El ciclo de tres conciertos de Semana Santa organizados por la Junta de Cofradías y el Ayuntamiento quintanareño, que dieron comienzo el pasado domingo con un encuentro de Bandas de Cornetas y Tambores, para finalizar con el de la Orquesta Sinfónica La Mancha, se completa el próximo día 28 con el que ofrecerá la Banda de Música local «Asociación Musical Santa Cecilia».

El concierto de Semana Santa de la Banda Municipal ofrecerá un programa compuesto por la marcha fúnebre «Sanguis», de J. Pérez Ballester, seguida de la marcha lenta «A ti, Manué», de J.J. Puntas Fernández; «Pasan los campanilleros», de López Farfán; «Soleá, dame la mano», de Font y de Anta, y el Adaggio del Concierto en Do menor para oboe, de B. Barceló, con Leticia Nieto Plaza, como solista.

El programa del concierto, que dará comienzo a las nueve de la noche en la Iglesia de Santiago Apostol, finalizará con la banda sonora de «Jesucristo Superster», de Lloyd Webber, junto a un pequeño recital de Saetas por la niña Maria Mota López, con el Coro de la Piedad, mas una propina fuera de programa por la Banda de Música con la Obertura «1812» de Tchaikowky.