Por un error se moviliza a los bomberos de Toledo y Talavera cuando el fuego estaba en Hormigos

ABC
Actualizado:

TOLEDO. Un error en la comunicación de la dirección de la calle donde en la mañana de ayer se estaba produciendo un incendio ocasionó una situación rocambolesca que incidió en el retraso de la llegada de los bomberos al lugar real del siniestro.

Según fuentes del Parque de Bomberos de Toledo, sobre las once menos cuarto de la mañana de ayer recibieron una llamada del servicio de urgencias 112 informando de la existencia de un fuego en la calle Alberche del Polígono. Pese a que en ese momento dos vehículos del parque se encontraban en la calle Río Estenilla, donde una mujer tuvo que ser rescatada del cuarto de baño, del que no podía salir, poco después una dotación de bomberos se desplazó, junto con una ambulancia y Policía Local, hasta la calle Alberche del Polígono.

La sorpresa fue que al llegar allí no existía ningún tipo de incidencia, circunstancia que tuvieron que confirmar una segunda vez ante la insistencia de las llamadas. Se sospechó después por parte de bomberos que pudiera tratarse de otra calle Alberche que existe en Talavera, pero pese a la movilización tampoco se detectó allí ningún fuego.

Coincidencia de teléfono

Afortunadamente, se pudo confirmar más tarde que el incendio se había producido en una vivienda de la urbanización Fuente Romero, de la localidad de Hormigos. El problema de todo este rocambolesco episodio, que duró unos cincuenta minutos, fue, según los bomberos, que el teléfono desde el que se había hecho la llamada coincidía con otro de la calle Alberche del Polígono de Santa María de Benquerencia.

Una vez localizado el incendio, desde el parque de Villacañas se dio el aviso a Santa Olalla, para que la dotación allí existente se desplazara a Hormigos. Desde el aviso, el vehículo de Santa Olalla tardó nueve minutos en llegar a la urbanización, tal y como manifestó a ABC uno de los efectivos del servicio ubicado en esa localidad.

Según ha podido saber este periódico, en el momento del incendio en la casa siniestrada había un niño de unos 12 años que pudo salir tras ser ayudado por uno de los vecinos.