Los embalses de Toledo descienden nueve hectómetros y se quedan al 44% de su capacidad

AGENCIASTOLEDO. Los diez embalses de la cuenca del Tajo en la provincia de Toledo han visto reducidas sus reservas en la última semana en nueve hectómetros cúbicos, lo que les deja con 197

Actualizado:

AGENCIAS

TOLEDO. Los diez embalses de la cuenca del Tajo en la provincia de Toledo han visto reducidas sus reservas en la última semana en nueve hectómetros cúbicos, lo que les deja con 197 hectómetros, el 43,97 por ciento de la capacidad total que tienen, que suma 448 hectómetros.

Según informó ayer la Comisaría de Aguas de la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), el mayor descenso se ha registrado en el embalse de Rosarito, que ha bajado cinco hectómetros, mientras que han descendido sus reservas en un hectómetro los de Azután, Castrejón, Navalcán y Guajaraz.

Reservas de agua

Los pantanos de El Castro, Cazalegas, Finisterre, La Portiña y Torcón mantienen invariables sus reservas con respecto a la semana anterior, al igual que el de Picadas, que abastece a la comarca de La Sagra y a parte de la capital toledana, que una semana más almacena 15 hectómetros, el cien por cien de su capacidad total.

Según datos facilitados por la Confederación Hidrográfica del Tajo (CHT), la reserva hídrica de los embalses de la cabecera del Tajo (Entrepeñas y Buendía), desde los que se deriva agua a la cuenca del Segura, se ha reducido en doce hectómetros cúbicos en los últimos siete días, lo que les sitúa en 265 hectómetros, el 10,71 por ciento de los 2.474 que pueden almacenar.

El pantano de Entrepeñas tiene 106 hectómetros cúbicos almacenados de los 835 que puede albergar, once menos que la semana pasada, por lo que queda al 12,69 por ciento de su capacidad. El embalse de Buendía, con capacidad para almacenar 1.639 hectómetros, embalsa 159, uno menos que la semana anterior, con lo está al 9,70 por ciento de su cota máxima.

Hay que señalar que el Consejo de Ministros autorizó el pasado 30 de junio un trasvase de agua de los embalses de la cabecera del Tajo a la cuenca del Segura de once hectómetros cúbicos mensuales durante el último trimestre del año hidrológico (julio-septiembre) para consumo humano.

En toda la cuenca del Tajo existen unas reservas de 5.089 hectómetros cúbicos, 165 menos que la semana anterior, y que representan el 46,22 por ciento de la capacidad total de regulación de los embalses de la cuenca.

Continuidad del trasvase

Por otro lado, el Gobierno central ha reiterado la continuidad de los trasvases de agua desde el río Tajo, según una respuesta parlamentaria recibida por los senadores del PP por Guadalajara, Antonio Román y Juan Pablo Sánchez y que dieron a conocer ayer a los medios de comunicación.

Según aseguraron ambos parlamentarios en un comunicado, con esta respuesta, el Gobierno central reconoció que no tiene ninguna intención de ponerle fecha de caducidad al trasvase Tajo-Segura.

Los parlamentarios indicaron que en la respuesta el Ejecutivo central recoge también que el Ministerio de Medio Ambiente «prevé realizar una derivación máxima mensual de 13 hectómetros cúbicos para abastecimiento y el volumen que sea aconsejable para el regadío, en función de las disponibilidades de recursos en el origen y las necesidades en destino».

Para Sánchez, esta contestación ratifica que el Gobierno «no tiene ninguna intención de poner fin al trasvase de forma definitiva, puesto que está abierto a realizar nuevas derivaciones en función de los recursos hídricos».

Además, para Sánchez, la derivación de agua al Levante a través del acueducto Tajo-Segura demuestra «la insensatez de un Gobierno, el socialista, que conociendo la situación real de los embalses de cabecera continúa permitiendo que éstos pierdan más agua».

Por ello, el senador y alcalde Pastrana (Guadalajara) pidió al PSOE que «deje de decir una y otra vez que el trasvase tendrá fecha de caducidad y que realice algún movimiento que demuestre que realmente existe un interés y una intención de terminar con él».