El dolmen de Azután, declarado Bien de Interés Cultural

Actualizado:

ABC

TOLEDO. El Consejo de Gobierno ha aprobado esta semana la declaración de Bien de Interés Cultural (BIC), con categoría de Zona Arqueológica, el dolmen de Azután.

Con esta iniciativa, que afecta al inmueble y a su entorno de protección, queda acreditado el valor histórico y arqueológico de este monumento, una de las más espectaculares arquitecturas megalíticas de todo el interior peninsular.

De carácter funerario, está constituido por varias piedras hincadas de pie y un corredor que, en su época, debió estar cubierto por otra losa mayor.

El dolmen ha sido objeto de excavaciones sistemáticas desde principios de los años 80 hasta el 2001. Las recientes investigaciones certifican la antigüedad de esta construcción, su uso continuado hasta el III milenio antes de Cristo; la profusión de su decoración y la realidad de un poblamiento anexo. Así, hábitat y contextos funerarios configuran un espacio multifuncional en el que los ancestros actúan como el elemento aglutinador.

El dolmen de Azután fue la primera de las evidencias megalíticas localizadas en la Meseta Sur, y su datación radiocarbónica permitió situar cronológica y culturalmente las poblaciones del Neolítico medio, final y Calcolítico, en la cuenca media del río Tajo; así como sus relaciones con el abundante fenómeno del Megalitismo del interior peninsular.