La Diputación y el Arzopispado firman un convenio para recuperar edificios religiosos

ABCTOLEDO. La Diputación y el Arzobispado de Toledo invertirán 522.031,58 euros para la conservación y recuperación del patrimonio cultural de las iglesias de la provincia de Toledo. El acuerdo supone

Actualizado:

ABC

TOLEDO. La Diputación y el Arzobispado de Toledo invertirán 522.031,58 euros para la conservación y recuperación del patrimonio cultural de las iglesias de la provincia de Toledo. El acuerdo supone la realización de obras en estos edificios que con el paso del tiempo han sufrido desperfectos debido a los materiales de la construcción original, a la antigüedad de las estructuras y a los cambios bruscos de temperatura, según informó la Diputación.

Para este año, la Delegación de Cultura y Educación de la institución provincial ha previsto una partida de 266.015,79 euros, la misma cantidad que aporta el Arzobispado y que hace un montante de 522.031,58 euros.

Recuperando edificios

Esas ayudas se destinan a los edificios que, por carecer de reconocido valor artístico-cultural o histórico, no pueden beneficiarse de las subvenciones previstas en los acuerdos que para la conservación y promoción del Patrimonio Cultural de la Iglesia mantienen la Junta de Comunidades y el Arzobispado.

El acuerdo alcanzado entre la Diputación y el Arzobispado de Toledo es fundamental para la conservación de este tipo de edificios, que forman parte de la historia de la provincia, y que en esta actuación alcanzará a 18 parroquias tras las reuniones mantenidas por el Grupo Mixto de Trabajo encargado de estudiar los expedientes de solicitud presentados a instancias de las propias parroquias o de los ayuntamientos.

En el convenio se incluyen un total de 18 parroquias de los municipios de Albarreal de Tajo, Bargas, Borox, Buenasbodas, Camarena, Castillo de Bayuela, Ciruelos, Chueca, El Puente del Arzobispo, Erustes, Fuensalida, La Calzada de Oropesa, Los Navalmorales, Navamorcuende, San Martín de Pusa, Sotillo de las Palomas, Villaminaya y Villasequilla.

Las actuaciones se suelen llevar a cabo principalmente en los tejados de los edificios, que son los lugares que más sufren con el paso del tiempo y la acción de los agentes externos como la lluvia, la nieve, el frío, el calor y las palomas.

Asimismo, también se suele incidir en el reforzamiento de las estructuras y en el arreglo de la decoración externa, deteriorada con el transcurrir de los años.