La Diputación retrasa el comienzo de tres parques de bomberos por la crisis

La Diputación retrasa el comienzo de tres parques de bomberos por la crisis

Actualizado:

IGNACIO PRADA

TOLEDO. El martes pasado, el presidente del Consorcio Provincial de Bomberos, Gustavo Figueroa (PSOE), anunció que la construcción de los tres parques de bomberos que el verano pasado se aprobaron en Junta General se pospondrán, por lo menos, hasta pasada la crisis, según denunció ayer el PP.

Al menos esa es la causa que ofrece el PSOE para paralizar unas obras que «abandonan a su suerte a la provincia», según afirmó Emilio Bravo, vicepresidente del Consorcio, y culpa al presidente de la Junta, José María Barreda, de no hacerse cargo de las competencias en materia de extinción de incendios que tiene el Ejecutivo regional.

El «popular» insistió en la importancia de la extinción de incendios en una comunidad autónoma castigada por las llamas y con el antecedente del incendio de Guadalajara de 2005 que costó la vida de 11 personas.

La aprobación de la construcción de los tres parques de bomberos en Orgaz, Ocaña y Navahermosa salió adelante con los votos socialistas el 23 de julio del año pasado y, al parecer, se aprobó con la prisa suficiente como para dejar fuera del consenso al PP. El vicepresidente del Consorcio se preguntó ayer por qué tanta prisa, si después de un año sin hacer nada, la iniciación del proyecto es paralizada: «¿No será debido a que el equipo socialista de la Diputación no está en sintonía con el Sr. Barreda?», se cuestionó.

Falta de sintonía

Según Bravo, el Consorcio está saliendo adelante gracias al buen trabajo de los funcionarios y no se explica la paralización del proyecto: «O la Diputación no pide financiación a la Junta de Comunidades o, si no, el Sr. Barreda está dejando abandonada a su suerte a muchos ciudadanos de nuestra provincia».

Bravo no quiere pensar que esta falta de sintonía entre la Diputación y el Gobierno regional sea debida a «un ajuste de cuentas dentro del PSOE regional, donde cada grupo apoya o pone trabas a sus más afines o no, olvidando los compromisos y el bienestar de los ciudadanos de nuestra región», pero la señala como causa más probable.

El alcalde de Gálvez y diputado provincial de Toledo, Manuel Fernández (PP), dio la razón a su homólogo cuando afirmaba que «pleno tras pleno el equipo socialista está trayendo modificaciones presupuestarias para partidas que no estaban presupuestadas y para gastar a su antojo», y pone el ejemplo de los mercados medievales. Además, insistió en que Barreda no asume las competencias que le corresponde y son los ayuntamientos los que tienen que hacer frente a gastos que no les corresponden, como la compra de camiones autobombas.