Detienen a seis personas por estafar a 25 empresas con el «timo del narareno»

ABC
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

TOLEDO. La Guardia Civil ha desmantelado en la provincia de Toledo una red que habría estafado a unas 25 empresas por el denominado «timo del nazareno», consistente en la compra de grandes cantidades de productos alimenticios que eran abonados mediante cheques y pagarés sin fondos. Según informó ayer la Guardia Civil, dentro de la denominada «Operación Playa» se ha detenido a seis personas, cuatro de la comarca de Torrijos y otras dos de Madrid, así como se encuentran dos imputados. Además, se ha descubierto la existencia de 12 empresas ficticias utilizadas para llevar a cabo la estafa. Las investigaciones se iniciaron cuando la Guardia Civil tuvo conocimiento de las irregularidades que podían estar cometiendo dos empresas de Torrejón de la Calzada (Madrid), realizando compras de productos alimenticios sin abonar las facturas.

Posteriormente, la Guardia Civil realizó un registro en una nave de dicha localidad, comprobando que se trataba de una empresa ficticia. Continuando con las investigaciones se procedió a un segundo registro en una nave de la localidad de Toledo donde fue detectada una importante partida de vino que constaba como servida en Torrejón. Fruto de ello, fueron localizadas hasta una docena de empresas «fantasma», la mayoría en Toledo, donde se descargaba la mercancía y en Madrid, desde donde se efectuaban los pedidos a las empresas estafadas.

Asimismo, se descubrió que una de las empresas estafadas estaba en connivencia con los estafadores, y desde ella se ponía en marcha otra operación consistente en solicitar riesgo a las compañías aseguradoras, desde empresas que carecían de antecedentes financieros. Los detenidos son N.A.R, de 53 años; M.L.P, de 45 años; R.S.P, de 43; A.C.B, de 47; E.H.H de 54 y R.M.G, de 29, todos ellos españoles. En la operación se han recuperado numerosos productos de alimentación como jamones y un vehículo que fue entregado como pago de la mercancía obtenida. Según la Guardia Civil, la red utilizaba personas carentes de propiedades y titularidades, así como con antecedentes en bases de datos financieros; así, se convertían en administradores únicos de «empresas ficticias», aparentemente legales, a través de las que los organizadores de la estafa establecían contacto con proveedores de empresas reales.