Detenidos cuatro ladrones tras una larga persecución y un tiroteo con la Policía

MANUEL MORENO/
Actualizado:

TOLEDO. La madrugada del Día de la Constitución en la capital de Castilla-La Mancha fue muy movida y arriesgada para los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. La temeridad de cuatro delincuentes puso en peligro la vida de los agentes de la Policía Local, del Cuerpo Nacional de Policía (CNP) y de la Guardia Civil de Bargas que participaron en la detención de estos sujetos, que no dudaron en hacer uso de las armas de fuego para evitar el arresto.

Sobre las cuatro de la mañana de ayer, se recibió en la sala del 091 una llamada en la que se advertía de la presencia de unos ladrones en un bar del Paseo de la Rosa, en el barrio de Santa Bárbara. «Se presentó la Policía Local y los individuos respondieron a tiros», relató el concejal de Seguridad Ciudadana de Toledo, Francisco Vañó. Eran cuatro delincuentes, que huyeron con el botín en dos vehículos robados de la firma BMW, que abandonaron luego en el barrio de Santa Bárbara tras sustraer un coche de la marca «Opel», según una portavoz de la Delegación del Gobierno en Castilla-La Mancha.

Con este turismo continuaron la huida por la autovía de Toledo hasta la zona de los concesionarios de automóviles que hay junto a la carretera. Patrullas de la Policía Local y del CNP les pisaban los talones, y la Guardia Civil de Bargas estaba alertada.

El «Opel» se quedó sin combustible, por lo que debieron robar una furgoneta de la empresa Seur, con la que regresaron hacia Toledo a toda velocidad hasta llegar a la Avenida del General Villalba, donde abandonaron el automóvil, que circuló sin ocupantes hasta chocar con varios coches aparcados. Los cuatro delincuentes huyeron a la carrera, pero fueron detenidos, y se recuperaron los efectos que sustrajeron del bar y los cuatro coches robados, según confirmó la Delegación del Gobierno. La Policía sospecha que son los autores de varios de los robos que se han producido recientemente en la capital.