Detenido un antiguo empleado por incendiar 7 vehículos de una empresa de paquetería de Huecas

MANUEL MORENOTOLEDO. La Guardia Civil detuvo el martes a Diego R. A., de 34 años y vecino de Fuensalida, como el presunto autor del incendio de siete vehículos en la empresa de paquetería de Huecas en

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

MANUEL MORENO

TOLEDO. La Guardia Civil detuvo el martes a Diego R. A., de 34 años y vecino de Fuensalida, como el presunto autor del incendio de siete vehículos en la empresa de paquetería de Huecas en la que trabajó hasta finales del pasado año.

Según un portavoz de «Transportes y distribuciones Domiciano Bautista», compañía propietaria de los vehículos, este ex empleado causó baja voluntaria el 31 de diciembre de 2005, después de llegar a un «acuerdo relativamente amistoso» con la dirección.

Diego estuvo catorce años en la empresa, que es la delegación de Azkar en Toledo. Trabajó en el taller mecánico hasta que la dirección le cambió de puesto por bajo rendimiento. «Él decidió marcharse y llegamos a un acuerdo económico», afirmó el portavoz de la compañía, quien aseguró que «nunca sospechamos de él ni de ningún otra persona que hubiera sido despedida en los últimos meses».

La Guardia Civil le arrestó después de una laboriosa investigación de los hechos, que sucedieron la madrugada del 22 de abril en la calle de Velázquez del polígono industrial «Mariola».

Diez minutos después de que los últimos empleados se marcharan de la empresa, sobre las seis de la mañana, varios vehículos comenzaron a arder inesperadamente dentro del recinto. Un conductor valenciano que dormía fuera de las instalaciones alertó del fuego, que calcinó cuatro furgonetas vacías y la cabina de un camión y su tráiler, cargado de mercancía. Además, las ruedas de dos camiones con remolque también sufrieron daños, así como la fachada de la empresa. En total, más de 360.000 euros en pérdidas.

La Policía Judicial de la Guardia Civil de Torrijos se hizo cargo del caso. La primera conclusión fue que el incendio no había sido fortuito, puesto que las furgonetas y los camiones dañados, distantes más de cien metros, estaban aparcados a ambos extremos de la nave, en los muelles de carga y descarga. Asimismo, el autor utilizó un disolvente como acelerante del fuego y fue selectivo en el momento de actuar, ya que no prendió los vehículos de conductores autónomos que estaban estacionados junto a las furgonetas y camiones de Azkar.

Los investigadores barajaron varias hipótesis -incluso, un posible atentado terrorista contra intereses de empresas vascas-, pero finalmente cerraron el cerco en torno a antiguos empleados de la compañía. Se visionó un vídeo del ataque, pero poco aportó a la investigación, que concluyó con la detención de Diego después de un mes de pesquisas.