Desmantelado en Fuensalida un laboratorio clandestino dedicado a la falsificación de documentos de identidad

Los delincuentes utilizaban esta infraestructura situada en la localidad toledana para realizar estafas a entidades bancarias solicitando préstamos hipotecarios

ABC
Actualizado:

TOLEDO. La Guardia Civil ha desmantelado en la localidad toledana de Fuensalida un laboratorio clandestino dedicado a la falsificación de documentos nacionales de identidad y ha detenidos a cuatro personas que, con esta infraestructura, pretendía realizar estafas a bancos solicitando préstamos hipotecarios.

Según informó ayer el instituto armado, los detenidos, todos ellos de Madrid, utilizaban numerosos documentos falsificados para quedarse con el dinero de la hipoteca prestado por las entidades bancarias con la justificación de adquirir una vivienda, supuestamente ubicada en Gálvez.

La Guardia Civil inició las investigaciones después de que a principios de octubre varias personas, unos haciéndose pasar por compradores de una vivienda y otros como promotores, solicitaran un préstamo hipotecario en una entidad bancaria de Talavera, en la que se comprobó que los documentos que presentaron con tal fin eran falsos.

Las gestiones policiales permitieron que ese mismo día fuesen detenidas estas personas y que fuese localizado un vehículo en cuyo interior habían escondido numerosos documentos falsos, entre ellos documentos nacionales de identidad, declaraciones a Hacienda a nombre de otras personas, nóminas y escrituras de viviendas.

Tras estudiar la documentación incautada, la Guardia Civil solicitó un registro judicial de una vivienda de Fuensalida, alquilada previamente por uno de los detenidos y donde se había instalado un laboratorio informático para falsificar los documentos de identidad y otro tipo de documentación. Como resultado de la operación han sido detenidos como presuntos autores de los delitos de tentativa de estafa y falsificación de documentos públicos y oficiales, J.F.M. de 54 años, J.R.D., de 47 años, F.D.R., de 38 años, y M.A.C.V., de la misma edad, todos ellos vecinos de Madrid.

Los detenidos ya han sido puestos a disposición judicial y la Guardia Civil mantiene abierta esta operación ya que no descarta que se produzcan nuevas detenciones.