Desbloqueado el vertedero: Acuerdo para comprar la finca El «Aceituno»

VALLE SÁNCHEZ
TOLEDO Actualizado:

Gracias a las conversaciones que en los últimos días han mantenido con los propietarios de la finca «El Aceituno» con responsables de la Diputación, como el presidente del Consorcio de Servicio Públicos Medioambientales, Gustavo Figueroa, se ha llegado, por fin, a un cuerdo para desbloquear la construcción del nuevo vertedero. En estas conversaciones ha tenido también un importante papel el alcalde de Toledo, Emiliano García-Page, que ha colaborado para resolver uno de los asuntos que más preocupaban a la autoridades toledanas porque que el actual vaso de vertidos -muy próximo a Vistahermosa y La legua- está prácticamente colmado.

Y es que la semana pasada se conocía que el Juzgado Contencioso Administrativo número 2 de Toledo había anulado el acuerdo de aprobación definitiva de la Diputación de Toledo, «por no ser ajustada a derecho», para el expediente de expropiación necesario para las obras del nuevo vertedero. La juez María Luisa Casal dictó que la Diputación de Toledo debería «retrotaer las actuaciones y realizar el expediente conforme se indica en los fundamentos jurídicos de la sentencia, confeccionando los informes técnicos por servicios técnicos que acrediten la mejor ubicación de la actividad de vertedero y fincas afectadas».

El día que se conoció la sentencia, Gustavo Figueroa explicó cómo se llegó hasta el expediente de expropiación tras no conseguir un acuerdo con los propietarios de las fincas y justificó que «el sistema de expropiación era la única vía, pues no podíamos pagar una cantidad económica desorbitada», agregó Figueroa.

Sin embargo, manifestó su intención de ponerse en contacto con los propietarios de las fincas donde está previsto instalar para hablar sobre la diferencia económica que les separa. Así, los propietarios pedían cuatro millones de euros y, además, que compraran 30 hectáreas más de las 70 que necesita la nueva dotación. Los dueños de «Aceituno» consideraban que estos 300.000 metros cuadrados perimetrales quedarían también afectados por el vertedero al romperse la unidad de la finca y, por tanto, inutilizados para cualquier uso.

Finalmente, el acuerdo alcanzado ayer mismo con los propietarios establece que la Diputación comprará las cien hectáreas, pero se rebaja el precio que pedían los propietarios que ha quedado fijado en 2.085.000 euros, la mitad de la pretensión inicial, pero un millón más que lo que se establecería si el justiprecio si la expropiación forzosa fructificara en los tribunales.

Si no se hubiera llegado a este principio de acuerdo, la intención del Consorcio de Medio Ambiente de la Diputación de Toledo era recurrir la sentencia del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo Número 2 de Toledo, que determinó que el proceso de expropiación de terreno en la finca del Aceituno donde finalmente se trasladará el vertedero no se ajustaba a derecho.

El asunto colea dese el 2002, año en el que el Consorcio de Medio Ambiente encargó un informe exhaustivo para estudiar las diferentes posibilidades de ubicaciones en el término municipal de Toledo, y se determinó que sería la finca del Aceituno. La sentencia supuso un varapalo para los vecinos de La Legua y Valparaíso, que vieron que el traslado se iba a dilatar aún más en el tiempo.