UGT denuncia ante Trabajo la situación de los recogedores de cebollas en Lominchar

ABC
Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

TOLEDO. El sindicato UGT ha denunciado ante la Inspección de Trabajo de Toledo la situación de los trabajadores de la recogida de cebolla en la localidad de Lominchar, muchos de los cuales no están dados de alta en la Seguridad Social y viven en asentamientos con deficientes condiciones de habitabilidad.

Según informó ayer UGT de Castilla-La Mancha en un comunicado de prensa, con esta denuncia se pretende que se envíe a un inspector a esta localidad y compruebe en qué situación se encuentran los trabajadores, en su mayoría de etnia gitana y nacionalidad portuguesa.

Este sindicato ha celebrado diversas reuniones en el Ayuntamiento de Lominchar para tratar este asunto y en ellas ha manifestado la necesidad de que se aplique el convenio del campo a todos estos trabajadores, sin embargo, se han detectado numerosas irregularidades, las principales que estos trabajadores no estaban ni siquiera dados de alta en la Seguridad Social.

La última Comisión de Seguimiento se celebró el pasado 27 de agosto y a ella asistieron el secretario de Política Sindical de UGT de Toledo, Antonio Hervás, y la técnico de inmigración Nuria Barrera, así como el alcalde de Lominchar, el secretario del Ayuntamiento, un mediador intercultural, el juez de paz, una asistenta social y el presidente de la Federación Regional Gitana.

Los miembros del Ayuntamiento y de la Federación Regional Gitana informaron de que habían visitado varios asentamientos del colectivo gitano en el municipio y habían detectado numerosas irregularidades como las deficientes condiciones de habitabilidad de dichos asentamientos.

Esta situación, recuerda UGT, contraviene lo dispuesto en el convenio del campo de 2003, donde se recoge la obligación del empresario de proporcionar a los trabajadores un alojamiento adecuado, y además se constató que muchos están trabajando sin alta en la Seguridad Social. Según la Federación Regional Gitana, esta situación se repite desde hace varios años, por lo que en la Comisión se adoptaron diferentes resoluciones por parte de los participantes.

Por un lado, el Ayuntamiento elaboró un bando municipal en el que se avisa a los empresarios de que en el caso de que no den de alta a los trabajadores en la Seguridad Social y no cumplan las condiciones establecidas en el convenio colectivo en cuanto a salario, vivienda y otras condiciones, se presentaría denuncia en la Inspección de Trabajo.

La Federación Regional Gitana va a poner en conocimiento de la Inspección de Trabajo la situación que se está produciendo en Lominchar y se va a poner en contacto con la Federación Empresarial Toledana (Fedeto) para buscar soluciones.

Por su parte, la central sindical ha ofrecido servicios jurídicos gratuitos para las gestiones necesarias además de comprometerse a poner una denuncia en la Inspección de Trabajo, denuncia ya presentada, para que un inspector se desplace al municipio antes de que acabe la recogida de cebolla. El fin de estas medidas es que el año que viene los trabajadores que acudan a la campaña de la cebolla puedan estar en condiciones dignas, en cumplimiento de los derechos que les corresponden, por lo que la Comisión de Seguimiento acordó reunirse en abril del año que viene, antes del inicio de la campaña, para poder establecer las condiciones en que se debe desarrollar ésta en cumplimiento de la legislación laboral.