Cuarta jornada sin localizar al chico que cayó al río Tajo

G. A. M. G.TALAVERA. Cerca de las nueve de la noche de ayer se suspendieron, en la cuarta jornada, los trabajos de búsqueda del menor que cayó al río Tajo accidentalmente el pasado sábado, cuando se

Actualizado:

G. A. M. G.

TALAVERA. Cerca de las nueve de la noche de ayer se suspendieron, en la cuarta jornada, los trabajos de búsqueda del menor que cayó al río Tajo accidentalmente el pasado sábado, cuando se encontraba pescando con otros amigos y familiares que nada pudieron hacer para sacarle del agua, pese a poner en riesgo sus propias vidas.

Según confirmó a este diario el concejal delegado de Seguridad Ciudadana, Ignacio Martínez, hoy miércoles se incorpora al rastreo un helicóptero especializado en este tipo de trabajo, en los que realiza vuelos a baja altura y aprovecha el viento de los rotores para batir el agua.

Precisamente la falta de visibilidad del agua que arrastra el río, altamente contaminada, impide que los buzos puedan realizar su trabajo de forma más eficaz y rápida, ya que prácticamente van palpando el fondo del cauce en parejas y asistidos en superficie desde motoras tipo «zodiac».

Desde que el sol sale hasta que se pone, el concejal estima que hay más de 40 personas realizando labores de búsqueda, una veintena en el agua y otros tantos en la orillas y de apoyo.

Bomberos, Policía Local, Protección Civil y Cruz Roja de Talavera están dedicados preferentemente a encontrar al joven pescador, ahora apoyados por buzos del parque de Bomberos de Albacete, miembros de la unidad de apoyo de Cruz Roja de Salamanca, y unidades de expertos buceadores del Grupo Especial de Actividades Subacuáticas de la Guardia Civil, bajo el mando de un sargento que está dirigiendo las operaciones, y que realizan agotadoras jornadas, con largas permanencias sumergidos.

También está ayudando el personal de la Confederación Hidrográfica del Tajo, conocedor de los rincones del río, caminos de acceso y demás características de las riberas que se inspeccionan desde la salida de agua de la minicentral de Los Molinos de Abajo en el casco urbano, hasta la presa hidroeléctrica de Azután.