Cuantiosos destrozos y pérdidas en media provincia por la tromba de agua

Actualizado:

A. M.

TOLEDO. Casi cien litros por metro cuadrado durante seis horas, como en el caso de la capital toledana, dan una idea de la situación de caos que se vivió durante la noche y madrugada del sábado al domingo en muchos puntos de la provincia. Las intensas lluvias ocasionaron importantes desperfectos y daños en infraestructuras, inundaron viviendas o edificios públicos y originaron cortes de carreteras.

Al margen de los estragos en la capital, el servicio de Emergencias de Castilla-La Mancha registró esa noche alrededor de 300 avisos de achique de agua. Más de 150 se recibieron desde las 18.40, momento en que comenzaron las fuertes lluvias en la zona de Talavera, hasta la media noche, y posteriormente hasta las 7.30 se realizaron más de 160 intervenciones de todo tipo.

En la zona de Talavera uno de los casos más graves fue la inundación de varias casas de una urbanización de Otero. Otro momento peligroso fue el desbordamiento de un arroyo entre Talavera y Montearagón que provocó el corte de la CM-4000 y la vía férrea hasta cerca de las nueve de la noche. Los cortes de vía afectaron también a Santa Olalla, Escalona, Argés, Cobisa, Cebolla, Navalucillos, Calera y Chozas, Carranque, Consuegra, Puebla de Montalbán, San Pablo de los Montes y Ontígola, entre otro.

También se produjeron cortes de suministro eléctrico, en todos los casos de menos de 30 minutos, en muchos municipios de la provincia, que tuvieron conocimiento de ello a través de las diversas compañías eléctricas. Desde Sala se reforzó el servicio de Emergencias, así como se activaron todos los recursos disponibles de Policía Local de Toledo, Talavera, Escalona o Consuegra, entre otros, y Policía Nacional de Toledo, Voluntarios, Guardia Civil, Bomberos de Toledo y del Consorcio provincial, y agrupaciones de Orgaz, Ontígola, Bargas, Talavera, Illescas, y Mocejón, entre otros.

Fuentes de la Delegación de Gobierno señalaron que la A-42, en sentido Madrid, estuvo cortada alrededor de dos horas, cerca del kilómetro 64, en el desvío hacia Bargas, entre media noche y las 2.00 de la madrugada.

Agua en el hospital

La noche en la capital fue muy complicada desde que pasadas las once empezó a descargar agua con gran virulencia. Tras las primeras llamadas de emergencias se decidió montar un dispositivo de urgencia para atender las múltiples incidencias que empezaron a concatenarse. Además de la Policía Local y Bomberos, los concejales de Movilidad y Seguridad Ciudadana, Rafael Perezagua, y de Gestión de los Servicios, Gabriel González, por indicación del alcalde, Emiliano García-Page, activaron los diferentes servicios de limpieza, alumbrado y agua potable y alcantarillado creando una Comisión de Emergencia, a los que se sumaron como apoyo otros de empresas privadas. Entre el más del centenar de servicios que fue necesario atender de madrugada, bien por inundaciones o cortes de luz, destaca la inundación de la parte baja del Hospital Virgen de la Salud, donde está la cafetería, farmacia, rehabilitación y otros servicios.

A primera hora de ayer, el alcalde y los miembros de la mencionada comisión realizaron una ronda de visitas por las zonas más afectadas, tras lo que convocaron una rueda de prensa para explicar el operativo puesto en marcha, la situación y los casos más graves.

Pasa a la página siguiente