La procesión del Santo Entierro de Torrijos / J. R.C.

La comarca de Torrijos dice adiós a su Semana Santa

JOSÉ REYES CALERO | TORRIJOS
Actualizado:

Con la procesión del Encuentro de Jesús Resucitado con la virgen María se ha cerrado la Semana Santa en los municipios que conforman la comarca de Torrijos, donde se han vivido días de fervor y tradiciones, a pesar de las bajas temperaturas nocturnas. Sin embargo, la ausencia de lluvia ha logrado que los diferentes pasos penitenciales resplandecieran durante la salidas de las parroquias.

En Alcabón, donde estos días son muy importantes, se mantiene la tradición del Cireneo en la persona de Evelio de la Asunción, que a sus 70 años ejerce este cometido desde hace casi medio siglo.

En Novés, otra localidad importante por sus procesiones, la figura del capitán de las respectivas cofradías de la Columna, Preciosísima Sangre y la Concepción suele recaer en un niño, ataviado con el uniforme militar según es preceptivo.

También en Val de Santo Domingo las diferentes cofradías quieren recuperar y mantener el legado de sus mayores. La procesión de las caídas fue muy numerosa y su incipiente banda de cornetas y tambores actuó junto a la banda del Nazareno de Torrijos.

En la villa torrijeña destacaron sus miles de cofrades perteneciente a las hermandades de la virgen de los Dolores, Jesús Nazareno, Santo Sepulcro, Santa Vera Cruz, La Dolorosa, Virgen de las Angustias, La Soledad, Resucitado y Virgen de la Alegría se afanan en mantener las tradiciones. Lástima que todavía no se haya podido conformar una junta de cofradías para realzar, aún más estos actos penitenciales.

Como novedad en la noche del sábado, tuvo lugar una magistral actuación de la bandas de corneta y tambores. Y, ayer, en Torrijos, después de la misa y la procesión, las hermandades invitaron a los feligreses a la degustación de la ya tradicional limonada y frutos secos en la puerta del templo parroquial.