Acuerdo histórico entre Ciudadanos y PSOE, En la imagen, en las Cortes regionales, donde se ha celebrado el encuentro
Acuerdo histórico entre Ciudadanos y PSOE, En la imagen, en las Cortes regionales, donde se ha celebrado el encuentro - H. FRAILE

Ciudadanos descarta al PP y se reparte el poder municipal con el PSOE en Castilla-La Mancha

Gobernarán juntos en más de 20 alcaldías; se turnarán en Albacete y Ciudad Real y deja al PSOE el gobierno de Guadalajara

TOLEDOActualizado:

Mientras el presidente en funciones de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, participaba en las islas Azores en la Asamblea de Regiones Europeas Vitícolas, se ha cocinado en Toledo un acuerdo histórico entre el PSOE y Ciudadanos que les permitirá gobernar juntos en tres capitales de provincia de la región y en una veintena de municipios.

Tras las elecciones todo apuntaba a pactos a la andaluza en la región entre PP, Cs y Vox, y, por eso, sorprendió en círculos políticos este entendimiento entre socialistas y la formación naranja que otorga al PSOE de García-Page el mayor poder de su historia en la región, superando, incluso, a los años dorados de José Bono.

Aunque en la campaña electoral se habló mucho de la sintonía entre García-Page y el diputado Juan Carlos Guirauta, que llegó a decir que tenían la misma concepción del Estado, el acuerdo alcanzado este jueves supera con creces a lo esperado entre las dos formaciones, que dejan al PP de Paco Núñez prácticamente fuera de juego en el panorama político regional. Además, por primera vez, se plantea el turnismo en dos grandes ayuntamientos: Albacete, la ciudad más grande de la región, en donde gobernará Vicente Casañ y después el socialista Emilio Sáez y también en Ciudad Real, en donde el PSOE fue la fuerza más votada, y será su cabeza de lista, Pilar Zamora, la que gobierne los dos primeros años y la candidata de Cs, Eva María Masías, los dos últimos de la legislatura.

En Guadalajara el socialista Alberto Rojo será el alcalde durante la próxima legislatura, arrebatando así al PP el segundo ayuntamiento más importante de la Comunidad Autónoma, en manos de Antonio Román desde 2007. Con este pacto, la formación naranja apoyará puntualmente el mandato, al igual que la investidura.

Aunque las negociaciones se conocieron a lo largo de la mañana, no fue hasta pasadas las seis y media de la tarde cuando se hizo oficial. La encargada de hacerlo fue Carmen Picazo, secretaria de Acción Institucional de Ciudadanos, que anunció este «acuerdo de cambio e histórico» basado en un modelo «moderado y liberal» que da contestación al PSOE de Pedro Sánchez porque «hemos incluido medidas como que el partido socialista apoye la unidad de España, reconociendo que hay que aplicar el 155 en Cataluña, o apartar a Podemos de todos los gobiernos de Castilla-La Mancha». Picazo mostró su satisfacción porque «este cambio va a impedir que Podemos condicione la economía de los castellano-manchegos, a quienes vamos a proteger de los sablazos y las subidas de impuestos que pretenden llevar a cabo desde el Congreso de los Diputados».

Defraudar a los votantes

Por su parte, Alejandro Ruiz, secretario de Organización de la formación naranja, dejó claro que «con este compromiso el PSOE se compromete a no gobernar con el populismo en ningún rincón de Castilla-La Mancha» y negó que este acuerdo vaya a defraudar a sus votantes porque «una persona liberal, de centro y progresista, lo entenderá perfectamente» y se mostró convencido de que estarán «muy orgullosos», tras haber peleado para que las políticas naranjas estén en las instituciones y haberlo conseguido.

Tras Ciudadanos, habló el secretario de Organización del PSOE de Castilla-La Mancha, Sergio Gutiérrez, que estuvo acompañado por la vicesecretaria y portavoz del PSCM-PSOE, Cristina Maestre. Gutiérrez señaló que «es un buen acuerdo porque garantiza, por un lado, a los ayuntamientos que apuesten por el progreso, el dinamismo social y económico, y por otra, impidiendo que Vox, de la mano del PP más radical de Cospedal y Núñez, entre en los gobiernos municipales».

Gutiérrez afirmó que los socialistas han hecho un ejercicio de responsabilidad, ya que en los municipios donde se ha alcanzado el acuerdo «estarán alineados a las políticas de progreso que representa Page» y además se evitan los posibles «boicots» que han caracterizado a los ejecutivos municipales «populares» durante la pasada legislatura.

El número dos de los socialistas castellano-manchegos aclaró que el pacto con Ciudadanos se ha producido en aquellos municipios «donde no era posible una alternativa de izquierdas» y se mostró convencido que no solo los votantes socialistas sino la inmensa mayoría de los ciudadanos «que no están ni en la radicalidad ni en el extremismo sino por la centralidad» apoyan que se haya elegido llegar a un pacto entre el PSOE y la formación naranja, «en vez de permitir uno entre PP y Ciudadanos que abriera la puerta de entrada a Vox», insistió.

Gutiérrez indicó que la mayoría de los vecinos de los municipios donde se ha llegado al acuerdo «han respirado tranquilos» ya que lo que les ofrecía el PP «era más de lo mismo elevado a Vox». Sobre la referencia en el acuerdo con Ciudadanos a a la posible aplicación del artículo 155 de la Constitución en Cataluña, Sergio Gutiérrez aseguró que lo acordado «es lo mismo que siempre ha proclamado Pedro Sánchez, tanto en el gobierno como en la oposición, que es defender la unidad de España y defenderla incluso aplicando este artículo si el Gobierno de la Generalitat vuelve a incumplir la Carta Magna y vuelve a poner en jaque el Estado de Derecho».

Negociaciones

A partir de ahora se comenzarán a reunir los comités locales de negociación de ambas formaciones, que serán los que determinen el reparto de concejalías y las diferentes responsabilidades en los diferentes municipios El acuerdo alcanza a varias poblaciones de la región. En la provincia de Albacete, les permitirá gobernar en Bogarra y en Casas Ibáñez y queda pendiente Liétor, donde aún no se ha cerrado un acuerdo. En Ciudad Real, el acuerdo afecta a Aldea del Rey, Villamanrique, Villanueva de la Fuente, Villarta de San Juan y Villanueva de los Infantes. Y, en Guadalajara, además de la capital, también está en el pacto la Alcaldía de El Casar.

En la provincia de Toledo hay varias alcaldías importantes en la misma situación, como Camuñas, Ocaña, Carranque, Corral de Almaguer, Dos Barrios, San Pablo de los Montes, Lucillos, Madridejos y Fuensalida. Además, en Arcicóllar, volverán a sumar fuerzas para evitar que gobierne el PP -la fuerza más votada-, como ya ocurrió la pasada legislatura.

De forma más específica, en la provincia de Albacete, en Bogarra, socialistas y Ciudadanos suman 5 concejales por 2 del PP; en Casas Ibáñez 6 contra 4; en Aldea del Rey 6 contra 5; en Villamanrique 6 contra 3; en Villanueva de la Fuente 6 contra 5; en Villarta de San Juan 7 frente a 4; y en Villanueva de los Infantes 7 frente a 6.

Suma de concejales

En El Casar, la suma de fuerzas delas dos formaciones queda con 8 contra 5 ediles del PP; en Ocaña 10 a 5 -si bien aquí Vox tenía dos ediles más y podrían haber sumado las tres derechas-; en Carranque 6 a 4; en Corral de Almaguer 7 a 6 -arrebatando la Alcaldía al PP, que fue la fuerza más votada-; en Dos Barrios 7 a 4; en San Pablo de los Montes socialistas y naranjas sumarían 5 por 4 concejales del PP; en Lucillos 5 a 2; en Madridejos 9 a 8; y en Fuensalida 9 a 7.