Lamata, (en el centro, muy sonriente), posa junto a los firmantes del acuerdo alcanzado entre el Sescam y los sindicatos sanitarios de la región. Efe

CEMS: «Los médicos están muy molestos, ya veremos qué deciden en asamblea»

MARÍA JOSÉ MUÑOZ
Actualizado:

TOLEDO. Aunque el acuerdo para el desarrollo de la sanidad en Castilla-La Mancha, suscrito ayer entre el Gobierno regional y los sindicatos, establece subidas salariales de hasta 2.944 euros (490.000 pesetas) al año para los médicos especialistas y la jornada laboral de 35 horas semanales para los 16.000 trabajadores sanitarios, la CEMS, sindicato profesional con representación mayoritaria entre los 3.000 médicos especialistas de la región, sigue oponiéndose a este acuerdo y sondeará entre este colectivo la postura a adoptar.

Así lo dijo ayer a ABC la presidenta de la CEMS en Castilla-La Mancha, Florentina Lorenzana, quien informó de la convocatoria de una asamblea informativa de médicos para el próximo 9 de mayo en el hospital Virgen de la Salud de Toledo. «Los médicos están indignados, muy molestos, y ya veremos qué deciden», añadió la doctora Lorenzana, quien aseguró que los propios especialistas «piden mucho más de lo que nosotros pedimos, que es el doble de lo que ofrece la Administración».

SUELDO CONGELADO

En este sentido, explicó que los médicos hospitalarios argumentan que llevan muchos años con el sueldo congelado y que tachan de simbólica la subida salarial aprobada por la Administración regional. «Trabajamos muchas horas con un sueldo base de 167.512 pesetas y nos vemos en la obligación de subirlo a costa de echarle muchas horas de guardias, planes de tarde, consultas de tarde y pruebas diagnósticas. Al final conseguimos un sueldo digno pero a base de horas y horas, y eso no puede seguir así». Preguntada Lorenzana por qué tipo de emolumentos considerarían justos percibir, contestó que «depende de lo que nos pidan que hagamos, del trabajo que tengamos», en relación al plan de trabajo que deberán realizar para cumplir el objetivo de reducir las listas de espera..

Por otro lado, el acuerdo formalizado ayer fue rubricado por el consejero de Sanidad, Fernando Lamata; el director gerente del Servicio de Salud de Castilla-La Mancha (Sescam), Roberto Sabrido, y los responsables regionales de los sindicatos CCOO, Juan Antonio Mata; UGT, Carlos Pedrosa; Satse, Alejandro Laguna; CSI-CSIF, Miguel Angel Peiteado, y SAE, Francisca Cabeza.

Según el documento, los sueldos de los profesionales sanitarios se van a equiparar a la media española con las subidas pactadas hasta el 2004 y que tendrán carácter retroactivo desde el 1 de enero de este año, cuando se asumieron las transferencias. Así, el incremento salarial del personal facultativo de atención especializada y el personal no sanitario del grupo A, tanto de atención primaria como especializada, será de 2.944,96 euros (490.000 pesetas).

Los profesionales de enfermería percibirán una subida anual de 2.404 euros (400.000 pesetas), el personal de administración y los técnicos especialistas sanitarios tendrán un incremento de 1.863 euros (310.000 pesetas), los auxiliares de enfermería, auxiliares administrativos y personal de mantenimiento cobrarán 1.622 euros más (270.000 pesetas) y los celadores 1.337 euros de subida (222.500 pesetas). Este aumento salarial se aplicará a lo largo de tres años, el 50 por ciento este ejercicio con efectos retroactivos desde el 1 de enero, el 25 por ciento en 2003 y el otro 25 por ciento restante en el año 2004. Del mismo modo, se ha acordado una jornada laboral de 35 horas semanales, como el resto del personal de la Junta, que se empezará a aplicar desde el 1de junio de este año en atención primaria y desde el 1 de enero de 2003 en atención especializada.

Otro de los puntos es el aumento de la plantilla en 2.500 profesionales durante los próximos cinco años, 500 de los cuales se contratarán este mismo año. El consejero destacó la importancia de haber llegado a este acuerdo con las centrales sindicales, debido sobre todo a la dificultad que entrañaba definir la «brecha que nos separaba del resto de España».

Lamata indicó que el acuerdo suscrito ayer no es el punto de llegada, sino de partida. Respecto al sindicato que no ha firmado el acuerdo, la Confederación Española de Médicos (CEMS), que pide la homologación salarial con la media europea, el consejero dijo que tendrán «siempre la puerta abierta» para sumarse al documento cuando quieran.