Caso Olías: La juez informó el 12 de agosto a UGT que no es competente en la querella

Actualizado:

MARÍA JOSÉ MUÑOZ

TOLEDO. El pasado 12 agosto, la titular del Juzgado de Instrucción número 2 de Toledo, Consolación del Castillo, envió a UGT un auto comunicándole que no es competente para instruir la querella presentada por este sindicato contra el alcalde de Toledo, José Manuel Molina, y el concejal de Seguridad Ciudadana, Francisco Vañó, dado que éste es aforado por ser diputado nacional.

Oye así la juez el dictamen del fiscal jefe de Toledo, José Javier Polo Rodríguez, en contra de la admisión a trámite de la querella por entender que el juzgado de Instrucción número 2 de Toledo «no es el órgano competente».

El auto, del que ayer informaron a ABC fuentes del citado juzgado y que también fue enviado el pasado 12 de agosto al fiscal, subraya que Francisco Vañó Ferré ostenta la condición de diputado de las Cortes, «como es público y notorio» y explica que «en las causas contra diputados y senadores será competente la sala de lo Penal del Tribunal Supremo».

En su parte dispositiva, el auto de la juez concluye que «debo desestimar y desestimo la querella interpuesta en nombre de la Unión General de Trabajadores por inadmisión de la misma al no considerarse competente para la instrucción y enjuiciamiento de ésta el presente juzgado ante quien se presenta, procediéndose por ende al archivo de las diligencias previas incoadas haciéndose saber a la parte querellante que podrá interponer la misma ante la sala de lo Penal del Tribunal Supremo si a su derecho le conviniere...».

Las mismas fuentes judiciales explicaron que «cuando uno se querella contra determinadas personas que tienen un fuero especial debe dirigir la querella ante quien corresponda. Es un procedimiento muy específico y concreto, con unas márgenes jurídicas y procesales muy estrictas, que tiene que presentarse en forma».

En cuanto al otro querellado, el alcalde de Toledo, -no aforado-, la juez no cita nada al respecto, por lo que se presupone la imposibilidad de dividir la instrucción (una para Molina y otra para Vañó). Añaden las fuentes consultadas que, en el caso de que UGT decida seguir adelante con su querella, regiría el principio procesal de que «el que puede lo más puede lo menos», es decir, «que el que puede llevar una querella contra un diputado está claro que puede llevarla también contra otro si los hechos sobre los que se va a instruir no pueden hacerse en causas separadas».

En declaraciones a la Agencia Efe, el secretario regional de UGT, Carlos Pedrosa, afirmó que aunque aún no ha podido ver el auto de la juez, cree que en la resolución judicial no se alude al archivo de la querella, sino que se limita a comunicar que no es competente por la condición de aforado de Vañó. No parece tener prisa UGT en este asunto, ya que Pedrosa añadió que será a «finales de agosto o principios de septiembre» cuando el sindicato estudie, junto a sus servicios jurídicos, si el caso se remite o no al Supremo.