La Casa de la Juventud inicia su marcha

A. M.|
TOLEDO Actualizado:

Tras la reciente aprobación en Junta de Gobierno Local de la encomienda a la Empresa Municipal de la Vivienda (EMV) de la construcción de la Casa de la Juventud de Toledo, desarrollando así el convenio entre el Instituto de la Juventud de Castilla-La Mancha y el Ayuntamiento, la maquinaria para levantar esta nueva infraestructura en la calle Dinamarca se ha puesto en marcha.

Según el concejal de Vivienda y vicepresidente de la EMV, Aurelio San Emeterio, perteneciente a Izquierda Unida, «lo que hemos hecho esta misma semana es la aprobación para redactar el pliego de condiciones de las obras para que las empresas interesadas se presenten y luego adjudicarlas».

Esta nueva infraestructura municipal se erigirá en una parcela de 5.396 metros cuadrados de la calle Dinamarca, un eje que en el futuro albergará en su gran parte edificios oficiales de carácter singular. Por ejemplo, hace unas semanas se abrió el nuevo Vivero de Empresas que ha construido la Cámara de Comercio e Industria, pero hay más proyectados, como el Instituto Anatómico Forense o un edificio de la Agencia Tributaria. El presupuesto se eleva a 1,9 millones de euros, de los que el Instituto de la Juventud aportará el 80 por ciento y el Ayuntamiento el 20 restante.

El proyecto que se va a ejecutar es el realizado por Vicente Molina Moreno y Antonio Felipe Rello con el título Zigzag, premiado dentro de un concurso de ideas convocado y del que se ha realizado una magnífica publicación con las veinte obras seleccionadas.

El proyecto ganador, como se aprecia en las imágenes, consta de dos cuerpos contrapuestos en su orientación, de ahí su nombre de zigzag, con una parte bajo rasante y otra sobre superficie. El hormigón domina gran parte de la edificación, pero también el vidrio, placas de aluminio y la vegetación. Según los autores del mismo, la parte más destacable y decisorio del edificio es la cubierta ecológica. La misma tiene una serie de ventajas económicas, empezando por la duración de la impermeabilización durante más de 40 años por su mayor protección. Además, reduce los gastos de agua hasta un 50 por ciento, ya que el agua de lluvia se almacena y se recupera siguiendo el ciclo natural de evaporación, se reduce el coste de energía por su aislamiento térmico y, por último, las cubiertas ajardinadas sustituyen el terreno natural perdido y aumentan el espacio utilizable para el ocio.

Numerosos servicios

Según el pliego de condiciones de la construcción, el edificio constará de un espacio escénico con un salón de actos con camerinos y un aforo mínimo de 200 personas sentadas, dos aulas equipadas para actividades formativas, un aula multimedia, una biblioteca-mediateca, sala de reuniones, sala para exposiciones, sala de ensayos de artes escénicas, dos despachos y un servicio de información juvenil. En todo caso, el interior tendrá dos cuerpos, uno destinado a la función administrativa y atención al público y otro formativo y de ocio, además de almacén, botiquín y cafetería.

Por lo que se refiere al exterior, constará de una zona de patinaje o skate park de al menos 800 metros cuadrados, un escenario fijo, una estructura que albergue un mínimo de ocho locales de ensayo insonorizados y de acceso independiente y zonas de esparcimiento ajardinadas.

El concurso de ideas del que salió el proyecto ganador tuvo que analizar una veintena de trabajos. El segundo premio fue para Laura Carrera Gómez y el tercero para la propuesta presentada por Luis Moreno Domínguez y Francisco Javier Alguacil San Félix.

Hubo además tres menciones para los proyectos de Sara Romero Bustamante y Mariano Vallejo López-Aguado, el de Valentín Fogeda Calderón y Miguel Díaz Martín, y el de Mayra Piqueres Navarro, Sonia Cabañero Soria y Boris Véliz Gómez.