Carmelo Borobia preside la apertura de los actos del V Centenario de la Archicofradía Sacramental de Torrijos

JOSÉ REYES CALEROTORRIJOS. El obispo auxiliar de Toledo, Carmelo Borobia, presidió ayer la apertura de los actos conmemorativos del V Centenario de la Archicofradía Sacramental de Torrijos, que fundó

Actualizado: Guardar
Enviar noticia por correo electrónico

JOSÉ REYES CALERO

TORRIJOS. El obispo auxiliar de Toledo, Carmelo Borobia, presidió ayer la apertura de los actos conmemorativos del V Centenario de la Archicofradía Sacramental de Torrijos, que fundó Teresa Enríquez en 1508 y cuya bula fue expedida por el Papa Julio II.

El mitrado ejerció como principal celebrante de la Eucaristía, que tuvo lugar en la colegiata, templo que Teresa Enríquez, conocida como «la loca del Sacramento», mandara construir y que fue consagrado bajo la advocación del Santísimo Sacramento. Los últimos años de su vida los dedicó a ensalzar este sacramento y a la propagación por España, Italia e Hispanoamérica de hermandades eucarísticas.

La santa misa estuvo concelebrada por los sacerdotes de Torrijos y el postulador de la causa de la beatificación de Teresa Enríquez, el sacerdote escolapio José Luis Cepero y el responsable de las hermandades de la archidiócesis, José Luis Martínez, Durante la homilía, Borobia resaltó que «la Eucaristía es el principal sacramento que nos da vida y también a la iglesia, hoy que tanto la necesita por las cuestiones sociales del momento en que vivimos».

Finalizado el acto litúrgico, tuvo lugar la exposición del Santísimo, para continuar con la procesión, que se desarrolló en las inmediaciones del majestuoso templo bajo palio, acompañado de varios cientos de feligreses. Entre ellos se encontraban los presidentes de las cofradías de la localidad, así como de las sacramentales de Huecas, Yepes, Santo Tomé de Toledo y Camuñas, entre otras. La coral «Teresa Enríquez» y la escolanía del colegio Santísimo Cristo de la Sangre realzaron con sus voces los actos religiosos.

Especial mención merecen la presencia de buena parte de la Casa Ducal de Maqueda, encabezada por los condes de Cabra, Francisco López de B. de Soler y su esposa Pilar, descendiente de Teresa Enríquez, sí como el alcalde de la villa torrijeña, Juan José Gómez-Hidalgo, concejales y capitán de la Guardia Civil, Tomás Loarce.

El obispo auxiliar recibió la medalla conmemorativa del V centenario de manos de la presidenta de la archicofradía, Mari Paz López.